No Picture
Política

Tiempo de revancha

BELGRADO.– Paz. ¿Paz? Paz no significa fin, sino apenas un intervalo entre la cacería étnica, los misiles de la alianza atlántica (OTAN), el regreso de los refugiados y el éxodo de los nuevos refugiados. Paz, en los Balcanes, no significa nada. Es, en todo caso, una sucesión de espantos, con casas destruidas por bombas o saqueadas por bestias, tumbas colectivas y muertos vivos que claman venganza a pedrada y balazo mientras se marchan los serbios y sus últimas tropas de Kosovo. Los albaneses que han sufrido la violación de sus mujeres y la deportación de sus familias, enrolados en el Ejército de Liberación de Kosovo (ELK), podrán deponer ahora las armas, pero, seguramente, conseguirán otras con tal de aventar fantasmas. Los otros, los serbios, podrán irse ahora, mordiendo polvo y cólera por la derrota, pero, seguramente, procurarán volver de algún modo, alentados desde Belgrado por el régimen de Slobodan Milosevic, el ultranacionalista Vojislav Seselj y el Santo Sínodo de la Iglesia Ortodoxa Serbia, mientras Rusia, el único confidente confiable, busca un lugar en Kosovo (en (leer más)

No Picture
Política

El día después

BELGRADO.– En medio del océano, el primer ministro ruso, Yevgueny Primakov, ordenó al piloto que regresara a Moscú. Era el 22 de marzo, dos días antes del comienzo de la cruzada aérea de la alianza atlántica (OTAN) contra el régimen de Slobodan Milosevic. El vicepresidente norteamericano, Al Gore, le había anunciado por teléfono que atacarían Yugoslavia, cerrando toda posibilidad de negociación. A Boris Yeltsin, el jefe de Primakov, nadie le había consultado. Era una novedad y una ofensa a la vez, reducida Rusia a un papel de país de segundo orden, después de haber sido el líder de una porción del mundo, en un escenario en el que tanto los Estados Unidos como sus socios de la OTAN necesitarían en algún momento de la única voz que podía tener eco en Belgrado. De ahí que Yeltsin haya conjurado su malestar con la advertencia sobre el peligro inminente de una tercera guerra mundial y que haya invocado razones económicas, no políticas, para destituir semanas después a Primakov, demasiado popular para su gusto. La vuelta a Moscú (leer más)

No Picture
Política

Paz armada

Ley número 15: “Empezando por Moisés, todos los grandes líderes de la historia sabían que era necesario aplastar por completo al enemigo al que temían. (…) Si se deja encendida una sola brasa, por muy débil que sea, siempre se corre el riesgo de que vuelva a desencadenarse un incendio. Se ha perdido más por una aniquilación a medias que por una exterminación total: el enemigo se recuperará y buscará venganza. Destrúyalo por completo, no sólo física sino también espiritualmente”. Por fortuna, Bill Clinton, Tony Blair y compañía no habrán leído, o no habrán tomado en cuenta, Las 48 Leyes del Poder (The 48 Laws of Power), de Robert Greene y Joost Elffers, más propias, quizá, de conquistadores bárbaros que de líderes democráticos que, con la prerrogativa moral de frenar el lampazo étnico, aplicaron la receta mágica de la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) en Kosovo. La Ley número 15 es descarnada, extrema, bestial, digna de un fanático como Hitler, dirán los criadores de palomas. Curiosamente, los enemigos vencidos a medias, como Saddam (leer más)

No Picture
Política

Temporada de palomas

Si Ehud Barak y Yasser Arafat hubieran estado frente a frente a mediados de los 80, uno de los dos habría disparado primero. Uno de los dos, en teoría, no sería hoy el primer ministro de Israel o el líder de la Autoridad Nacional Palestina. Habría muerto uno de los dos, seguramente. Sería un mártir más de los tantos que atesora Medio Oriente, en definitiva. Pero Barak, el militar más condecorado de la historia de Israel, y Arafat, el fusil cantante de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), no se encontraron en esos tiempos y hoy, por fortuna, lanzan señales de humo que, en la realidad entre velos que circunda la frontera de la Franja de Gaza, dan pautas de acercamiento. Son los halcones de ayer, cara y cruz con Bill Clinton, Tony Blair y Gerhard Schroeder, pacifistas de los 60 que, a pura bomba sobre Yugoslavia por la emergencia humanitaria de Kosovo, tuvieron que quitarse el plumaje de palomas. ¿Qué hace uno si advierte que el vecino está pegándole a la mujer? (leer más)

No Picture
Política

Ruleta rusa

Abrigaban pocas expectativas. ¿Qué nuevas podría aportarles a ellos, sabelotodos de Wall Street, un gobernador sureño (símil de riojano en la Argentina), joven y vitalicio a la vez, que pretendía llegar a la Casa Blanca? Ni Robert Rubin, cabeza de Goldman Sachs, parecía convencido, pero había dicho que sí, que iría, y ahí estaba, en un salón de Nueva York, estrechando por primera vez la mano inútil de Bill Clinton, zurdo. Era junio de 1991, vivo aún el fantasma de la Guerra Fría a pesar de la caída del Muro de Berlín, dos años antes, tiempos del ascenso al poder, en Moscú, del presidente que iba a coronar el fin del comunismo, Boris Yeltsin. Todo aquello que sucediera, y suceda, en Rusia, todavía Unión Soviética, el segundo nido nuclear del planeta, formaba, y forma, parte del interés nacional, y económico, de los Estados Unidos. Los dos hombres se miraron con frialdad, pendiente uno, Rubin, del otro, Clinton, mientras los banqueros, demócratas en su mayoría, defraudados por Jimmy Carter en su mayoría, hartos de George Bush (leer más)

No Picture
Política

Sinfonía inconclusa

Europa no libra una guerra contra Yugoslavia ni contra Slobodan Milosevic, sino contra sí misma. O, si se quiere, contra su pasado. De ahí, el súbito vuelo que cobró la OTAN, creada en 1949 con el fin de evitar la expansión del comunismo, en medio del replanteo que promueve hoy, medio siglo después, la eficacia de la democracia y de la economía de mercado en un mundo que se perfila unipolar. El método de depuración étnica, sin principio ni ley, precipitó la invasión. Pero no deja de ser una guerra tardía, a destiempo, contra un enemigo que, curiosamente, los mismos aliados se obstinan en comparar con Adolf Hitler, no con Saddam Hussein. La vieja Europa, a contrapelo de sí misma, demuestra una vez más que no puede valerse sola, como en la Segunda Guerra, como en Bosnia. Los ataques aéreos llevan el sello de la OTAN, pero dependen del respaldo (de la ingrata compañía, corregirían los franceses) de los Estados Unidos. Es un reflejo de la vulnerabilidad de Europa, siempre inmersa en prejuicios pronorteamericanos (un (leer más)

No Picture
Política

Santuarios de fusiles

JERUSALEN.– El piloto pide disculpas. No por un error de él, sino por otro que presume más humano: la guerra. Dice que debe alejarse de Kosovo. Va de Frankfurt, Alemania, a Tel Aviv, Israel. De un fuego al otro. De un aeropuerto comercial con sorpresivo aspecto militar, debido a los frecuentes aterrizajes y despegues de los aviones de la OTAN, a otro que, aunque también comercial, tiene permanente custodia militar. El vuelo es el encuentro de dos mundos, enfrentados ayer por la peor masacre que sufrieron las últimas generaciones, el Holocausto, mientras, curiosamente, esquiva, por la ventanilla derecha, las esquirlas y las miserias de otra cacería étnica, de otra calamidad. En el aeropuerto de Frankfurt, muestra gratis de razas, lenguas y religiones, la compañía Lufthansa acusa la pérdida de cinco millones de dólares diarios por el bloqueo de una de sus tres pistas para uso exclusivo de los aviones de la OTAN. Es el correlato, en Alemania, de haber entrado en un conflicto de esta magnitud por primera vez desde el fin de la Segunda (leer más)

No Picture
Política

Estados alterados

Las estrellas de mar pueden reponer sus brazos si sufren algún daño o, en el peor de los casos, si los pierden. Los cohombros, o pepinos de mar, arrojan violentamente sus vísceras por la boca si se ven en aprietos; tienen la facultad de regenerarlas con facilidad. Los hombres, por más que se aventuren a trasplantes, implantes, desplantes, liftings y clonaciones, son los únicos seres que se presumen inteligentes, pero no tienen repuesto. En un campamento de refugiados de Stankovec, Macedonia, una muchacha de 20 años tiene la mirada sombría, fija en la nada. Perdió algo más que su nombre en Pristina, capital de Kosovo, en donde la consigna era irse o morir. En su nueva casa, una tienda de campaña despojada, precaria, vive, sobrevive, como miles de personas que también perdieron algo más que sus nombres. Ella, el pelo castaño, las manos temblorosas, vive, sobrevive, con las máscaras, los rostros difusos, que entraron a punta de metralleta en su casa y que, como bestias, arrasaron con la impotencia de su familia. Eran cuatro milicianos (leer más)

No Picture
Política

Invasión Big Mac

Apenas estalló la crisis de Kosovo, decenas de personas indignadas por los bombardeos de la OTAN contra los dominios de Slobodan Milosevic asaltaron, en Belgrado, el edificio vacío de la embajada norteamericana y, vaya paradoja, dos restaurantes McDonald’s. ¿Qué culpa habrá tenido el reino del Big Mac de las decisiones de Bill Clinton y compañía? Ninguna, seguramente. Es la otra guerra, o la otra reprimenda, de la guerra, o de la reprimenda, de los Balcanes, en la cual Milosevic y Clinton, independientemente de la OTAN y de los refugiados, apelaron desde el comienzo al intercambio del poco honroso mote de Adolf Hitler, desvirtuando de ese modo, en un juego semántico peligroso, el horror que significó el Holocausto. En esta otra guerra, o reprimenda, no cuentan los serbios ni los norteamericanos, sino sus líderes, como un asunto personal. En medio del ping-pong, con un villano que se siente héroe y víctima a la vez mientras las manos heróicas de sus víctimas luchan en el cielo por una hogaza de pan, la otra cara de Clinton, amante (leer más)