“Putin es una amenaza gigantesca”

Lo dice Eduardo Viola, consejero académico de CADAL, durante una entrevista en Cuarto de Hora, frente a la invasión de Ucrania ordenada por Putin




América Latina y el Caribe: ¿tibio llamado a la paz o condena a la invasión?

Los acordes de la guerra vuelven a sonar. Esta vez, en Ucrania, cuyo himno nacional interpreta el violinista y compositor cubano Luis Alberto “Tito” Mariño.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, cumplió con su amenaza de invadir Ucrania, desmentida una y mil veces antes de ordenar los ataques.

Europa, al acecho de la versión rusa del TEG, enfrenta la primera ocupación militar de uno de sus países desde la Segunda Guerra Mundial.

“Putin es una amenaza gigantesca para el mundo democrático y para el derecho internacional”, dice Eduardo Viola, profesor de relaciones internacionales de la Fundación Getulio Vargas y del Instituto de Estudios Avanzados de la Universidad de San Pablo, y consejero académico de CADAL, en Cuarto de Hora.

Y agrega: “El riesgo de una guerra mundial y nuclear es altísimo porque Putin es mucho más peligroso que los líderes soviéticos”.

Estados Unidos y los otros miembros la OTAN respondieron a la agresión de Putin con una batería de medidas económicas. Sus soldados no ingresarán en Ucrania, país que no integra la alianza atlántica.

El mapa geopolítico del mundo ha cambiado.

La mayor escalada bélica desde la Guerra Fría se desarrolla en Ucrania, pero tiene repercusiones en todo el mundo.

¿Cómo reaccionaron América Latina y el Caribe?

Cuba, Venezuela y Nicaragua se pusieron del lado de Putin. Era previsible.

Colombia, Uruguay y los presidentes entrante y saliente de Chile, Gabriel Boric y Sebastián Piñera, respectivamente, el día y la noche desde el punto de vista político, condenaron la invasión.

México y Brasil, miembros del Consejo de Seguridad de la ONU con diferencias dentro de sus propios gobiernos, se limitaron a llamar a la paz y la concordia sin criticar a Putin.

Argentina, después de la inoportuna gira de Alberto Fernández por Rusia, China y Barbados, zigzagueó entre una cosa y la otra sin satisfacer a ninguna de las partes, especialmente al gobierno de Ucrania.

No se trata de neutralidad, sino de ambigüedad en algunos casos, como ocurre con la posición sobre las libertades y los derechos humanos, por más que, como señaló Viola, “las cosas están claras: quien invadió y quien inició una guerra no provocada es Rusia y es algo extremo”.

Dirección: Gabriel Salvia

Producción: Lisette Kugler



Be the first to comment

Enlaces y comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.