Horizonte incierto, una radiografía del planeta

En su nuevo libro, Alberto Hutschenreuter plasma los paradigmas derivados del final de la era de la globalización en un mundo cambiante y, a veces, desconcertante




Hutschenreuter: “La incertidumbre sobre el curso del mundo se ensanchó sensiblemente"

La globalización no resultó ser el final de la historia, como proclamó el politólogo norteamericano Francis Fukuyama en 1992. Resultó ser la partera de otra historia. La historia que desgrana Alberto Hutschenreuter en su nuevo libro, Horizonte incierto, reflexiones sobre el presente de la política mundial (Editorial Almaluz). Es la historia en curso, con luces que se apagan y luces que se encienden en medio de un enorme desconcierto. Las rémoras de la Guerra Fría se ven atravesadas por desafíos latentes, como Donald Trump, el Brexit, la Unión Europea, Medio Oriente, la guerra siria, el terrorismo, Corea del Norte y otros asuntos.

Hutschenreuter, doctor en relaciones internacionales y posgrado en control y gestión de políticas públicas, expone con lenguaje llano, no exento de conocimientos y fuentes académicas, una realidad que abruma. Esa realidad se tornó en los últimos años más sombría e incierta. “La incertidumbre sobre el curso del mundo se ensanchó sensiblemente, hecho que obliga a multiplicar los esfuerzos de reflexión o planteos de hipótesis (propicias o de fracaso) que expandan nuestras dudas”, señala.

“El miedo al pasado condiciona el futuro”, afirma Hutschenreuter en Horizonte incierto

Se trata del disparador de un desenlace abierto. Nadie conoce el final de todos los caminos. Lo plantea de ese modo Hutschenreuter, también autor de La política exterior rusa después de la Guerra Fría: humillación y reparación, y de La gran perturbación, políticas entre Estados en el siglo XXI, entre otros libros.

En un escenario marcado por “cinturones de fragmentación”, “placas geopolíticas” y situaciones “fuera de control” quizá 2020 sea un año estratégico. ¿Por qué? Por la coincidencia en las metas militares de Estados Unidos, Rusia, China, Japón, Corea del Sur, Australia, Reino Unido, Brasil y México.

Son actores de primer orden frente a tensiones ocasionadas por relaciones de poder, más que de derecho, en las cuales “el miedo al pasado condiciona el futuro”. De esas tensiones no escapan América latina ni el Mercosur ni Argentina ni la “inexplicable” Venezuela. Son partícipes de lejos, en apariencia, de fenómenos políticos y económicos que, como el tiempo, deparan sol o tormenta en el horizonte. Un horizonte tan incierto como el que traza con solvencia Hutschenreuter.

Jorge Elías
Twitter: @JorgeEliasInter



1 Comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.