La verdad y la mentira en Nicaragua

Octavio Enríquez, periodista del diario digital Confidencial, debió partir de Nicaragua para no ser detenido, revela en el programa Cuarto de Hora, de CADAL TV




Enríquez: “Hay una dictadura con todas las letras que impide la libertad de pensamiento y mantiene a 177 presos políticos"

En 2021, la democracia trastabilló en Nicaragua. La crisis política y social que se inició en 2018 había animado a varios grupos de oposición a aliarse para competir en las presidenciales contra el régimen de Daniel Ortega y su mujer, la vicepresidenta Rosario Murillo. Después de superar desacuerdos, muchos opositores se postularon como candidatos, pero la represión frustró sus intentos.

Los Ortega consumaron la farsa electoral. Fue una victoria sin atenuantes ni adversarios. No porque no hubiera candidatos opositores, sino porque “todos los posibles competidores de Ortega fueron encarcelados como traidores a la patria”, dice desde el exilio el periodista Octavio Enríquez, del diario digital Confidencial, en el programa Cuarto de Hora, de CADAL TV.

La mayoría terminó presa e inhibida antes de las presidenciales con el pretexto de “realizar actos que menoscaban la independencia, la soberanía y la autodeterminación”.

En Nicaragua, “hay una dictadura con todas las letras que impide la libertad de pensamiento y mantiene a 177 presos políticos”, señala Enríquez. Entre ellos, más de 100 periodistas.

Las violaciones de los derechos humanos no cesaron tanto por los arrestos arbitrarios como por los ataques contra periodistas y medios de comunicación, los discursos estigmatizantes, los procesos civiles y penales, las restricciones para el acceso a la información, los abusos estatales.

“Para poder seguir haciendo periodismo, tenía que moverme porque, si no, podía terminar detenido”, confiesa Enríquez, ganador del Premio Internacional de Periodismo Rey de España en 2014 y del Premio Ortega y Gasset en 2011.

La razón: haber revelado con datos oficiales los pormenores de la inmensa fortuna amasada por la familia Ortega.

Se trata, según Enríquez, de “una batalla entre la verdad y la mentira”.

Dirección: Gabriel Salvia

Producción: Lisette Kugler



Be the first to comment

Enlaces y comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.