Política

Pence, el bueno; Trump, el malo

Mike Pence mostró más cintura política que espalda ancha. En Argentina, una de las paradas de su gira por América latina, el vicepresidente de Estados Unidos zafó como pudo de una pregunta tan incómoda como recurrente. La pregunta giró sobre la verosimilitud de “la opción militar” contra Venezuela, lanzada en forma sorpresiva por Donald Trump. Tan inesperada fue la amenaza de Trump que Pence, con un pie en el avión, debió prepararse para descafeinarla y convenir con sus anfitriones en la necesidad de “una solución pacífica”, más allá de las sanciones políticas, jurídicas y económicas contra los jerarcas bolivarianos. El ultimátum de Trump contra Nicolás Maduro resultó ser más vago, pero no menos contundente, que la promesa de “una furia y un fuego jamás vistos en el mundo” contra Corea del Norte si su líder, Kim Jong-un, insiste en realizar pruebas nucleares. El presidente de China, Xi Jinping, alarmado, le pidió por teléfono a Trump que se ahorrara “palabras y actos” que pudieran “exacerbar” los ánimos en la península coreana. También lo llamó el presidente (leer más)

Videos

Trump amenaza, Maduro agradece

En esta edición de Televisión Pública Noticias Internacional: El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, abrió la caja de truenos con su amenaza militar a Venezuela. Fue algo así como un regalo inesperado para Nicolás Maduro en medio del repudio internacional por la instalación de la Asamblea Nacional Constituyente. La oposición venezolana se muestra dividida de cara a las elecciones regionales, convocadas para el 10 de diciembre, mientras continúa la crisis y persisten los focos de violencia. Debate con Modesto Guerrero, periodista y ex diputado venezolano, y Simón Rodríguez Porras, dirigente del Partido Socialismo y Libertad de Venezuela. Además: Trump subió la apuesta contra el régimen de Corea del Norte. Le prometió “una furia y un fuego jamás vistos en el mundo” a raíz de sus ensayos nucleares. El régimen de Kim Jong-un, a su vez, está dispuesto a atacar las bases militares de Estados Unidos en la isla de Guam, en el Pacífico. Una escalada dialéctica de pronóstico reservado. “El olvido es más importante para la paz que la justicia”, postula el analista político (leer más)

Política

El ruido y la furia de Donald Trump

William Faulkner escribió El ruido y la furia. Tomó el título de la tragedia Macbeth, de su tocayo Shakespeare: “La vida no es más que una sombra… Una historia narrada por un necio, llena de ruido y furia, que nada significa”. Nada significan el ruido y la furia sin una dosis de fuego, según Donald Trump. Le prometió a Kim Jong-un, líder de Corea del Norte, “una furia y un fuego jamás vistos en el mundo” si insiste en realizar pruebas nucleares. Kim amenaza lanzar misiles contra las dos bases militares de los Estados Unidos en la remota isla de Guam, en el Pacífico. Una quimera de imprevisibles consecuencias. En realidad, Trump no necesita ir tan lejos para alardear con el ruido, la furia y el fuego. Estrenó una era. La de las pugnas múltiples con el Congreso, inclusive con los republicanos; el fiscal general del Estado, Jeff Sessions; los medios de comunicación, los periodistas, los jueces, los gobernadores y, créase o no, hasta los boy scouts. Nunca un presidente norteamericano se ha peleado con (leer más)

Política

El declive del imperio

El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, ha lanzado más misiles en un año que su padre desde que empezaron las pruebas, en 2006, hasta su muerte, en 2011. El último ensayo, con un proyectil balístico intercontinental capaz de alcanzar Alaska, quiso ser “un regalo para los bastardos americanos” en la víspera del Día de la Independencia. Un regalo sin moño. Donald Trump reaccionó vía Twitter como si pensara en voz alta: “¿Este tipo no tiene nada mejor que hacer con su vida?”. Parece que no. Y parece que la respuesta de los Estados Unidos con un ejercicio conjunto con Corea del Sur, probando sus propios misiles por imperio de la fuerza, lejos estuvo de borrarle la sonrisa socarrona al excéntrico Brillante Camarada. Unos días antes de esta nueva provocación de Kim (y van…), Trump dejó dicho que se le había terminado la paciencia con Corea del Norte. Estaba a su lado, en Washington, el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in. ¿Por qué Kim se anima a desafiar a los Estados Unidos? Del (leer más)

Política

La amenaza norcoreana

La barrera es simbólica: 100 días. Fueron los concedidos por Franklin Roosevelt al Congreso para la aprobación del paquete de leyes del New Deal. Desde entonces, 1933, los primeros 100 días pasaron a ser el período de evaluación de los presidentes de los Estados Unidos y de otros países. En su discurso inaugural, John Kennedy aludió a esa gracia. Los 100 días quedaron inscriptos en la historia por haber sido el lapso transcurrido entre la fuga de Napoleón de la isla de Elba y la batalla final de Waterloo. Fueron 116 días, en realidad. Días más, días menos, ¿cuál es el mayor desafío internacional de Donald Trump en sus primeros 100 días de gobierno? Corea del Norte. En Corea del Sur, el ejército de los Estados Unidos comenzó a expandir el escudo antimisiles. El sistema de defensa, que responde a las siglas Thaad, está compuesto por baterías antiaéreas. Son capaces de interceptar y destruir en el aire misiles balísticos como los lanzados por el régimen de Kim Jong-un en sus ensayos. En forma simultánea con (leer más)

Política

Jurassic Park, versión Corea del Sur

Por Jorge Elías Los últimos sábados han sido agitados en Seúl. No sólo por las habituales ínfulas bélicas del extravagante líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, siempre dispuesto como su padre y su abuelo a liquidar la guerra que quedó inconclusa en 1953, sino por la suerte casi echada de la presidenta de Corea del Sur, Park Geun-hye. Miles de personas pidieron su destitución en la capital y millones en el país a raíz del escándalo de corrupción protagonizado por su amiga y confidente Choi Soon-sil, alias La Rasputina coreana. La controversia no sólo ha hundido a Park en las encuestas, sino también a su partido, el Saenuri. La Asamblea Nacional resolvió suspenderla. Esa decisión debe ser evaluada por el Tribunal Constitucional. Park confía en que ese órgano pueda repetir el dictamen de 2004, cuando la Asamblea Nacional también impugnó al presidente, Roo Moo-Hyun, pero los jueces fallaron en contra de esa resolución. Mientras tanto, el poder recae en el primer ministro, Hwang Kyo Ahn. Choi se aprovechó de su relación con Park para (leer más)

Política

Corea del Norte sacude al planeta

Por Jorge Elías En su 68º aniversario, Corea del Norte sacudió el planeta. La explosión del 9 de septiembre de 2016, lejos de consistir en fuegos artificiales, desencadenó un seísmo de 5.3 grados. Fue subterránea. De haber sido terrestre, según el Ministerio de Defensa de Corea del Sur, una bola de fuego nuclear de 200 metros de radio habría devastado edificios a 470 metros del centro, provocando la muerte inmediata de todo ser vivo. La radiación se habría expandido a 1,25 kilómetros. A 1,4 kilómetros, todos habrían sufrido quemaduras. Ciudades como Buenos Aires, México o Madrid habrían sido desgajadas, según un simulador del gobierno surcoreano. En respuesta a la provocación, dos bombarderos supersónicos de los Estados Unidos sobrevolaron Corea del Sur. Pretendió ser una exhibición de fuerza frente a Corea del Norte y, a su vez, una señal de calma para Corea del Sur. En teoría, ambas Coreas continúan en guerra. En 1953, concluido el conflicto que selló la separación, firmaron el Armisticio de Panmunjon, aldea de facto que da nombre a la frontera, en (leer más)

Actualidad

Condenan el ensayo nuclear de Corea del Norte

Con su cuarta prueba nuclear y la primera en la que supuestamente utilizó con éxito una bomba de hidrógeno, el régimen de Corea del Norte ha puesto al mundo patas arriba. Se trata de una bomba mucho más potente que las atómicas que se lanzaron contra Hiroshima y Nagasaki en 1945. El ensayo, en coincidencia con el cumpleaños de líder supremo del país más cerrado del mundo, Kim Jong-un, recibió el repudio de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la Unión Europea (UE) y la mayoría de los gobiernos del mundo. En América latina y el Caribe, la Secretaría de la Red de Líderes (LALN, por sus siglas en inglés) también lo ha condenado, “cualquiera haya sido el tipo de tecnología utilizada”, por tratarse de una “provocación a la comunidad internacional y una clara violación a la paz y seguridad global y a las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU”. Dice LALN que este ensayo “pone de manifiesto la importancia crucial de la pronta entrada en vigor del Tratado de Prohibición Completa (leer más)

Política

Sobre héroes y tumbas (Segunda y última parte)

En la frontera entre las dos Coreas están prohibidos los jeans, las zapatillas y la ropa de color verde. Del lado de Corea del Sur hay un parque de diversiones. Es un adorno. No funciona. Más allá, al final de un territorio que culebrea entre alambres de púas y minas antipersonales, está “el puente del no retorno”. Es de madera, endeble en apariencia, pero encierra en su nombre la fortaleza de una amenaza para aquel que se atreva a poner un pie en él: “Te disparan o te capturan”, me dijo un mayor del ejército norteamericano de apellido Andersen, guía eventual en el azaroso derrotero hasta donde nos dejaran los norcoreanos. En ese límite difuso, a diferencia de otros sacudidos por guerras, los soldados de ambos bandos se ven las caras. Los surcoreanos permanecen de pie, con los puños hacia adelante a la altura de la cintura, estáticos, mostrando medio cuerpo; usan gafas espejadas para no responder a las provocaciones. Los norcoreanos, como me dijo Stephen Oertnig, funcionario civil de la ONU, “se lustran los borceguíes (leer más)

Política

Sobre héroes y tumbas (Primera parte)

El funeral de Kim Jong-il dejó a todo el mundo de piedra por su pomposidad. El Querido Líder, muerto el 17 de diciembre de 2011, no era el presidente de la República Popular Democrática de Corea. Tampoco lo es su hijo, Kim Jong-un, El Brillante Camarada. El régimen comunista reconoce como presidente eterno a Kim Il-sung, El Gran Líder, fallecido en 1994. Así como el difunto es el único que puede ocupar el cargo aunque no respire, su país sigue en guerra contra Corea del Sur. El conflicto por el cual se dividió la península dejó dos millones de bajas. Duró tres años. Terminó en 1953 con un armisticio, no con un tratado de paz. En Corea del Norte, cada mañana, temprano, las sirenas preludian que “la revolución es un deber cotidiano” e instan a la gente a “construir un Estado socialista poderoso”. La comida y la suerte de 25 millones de personas dependen de la caridad ajena. La Organización de las Naciones Unidas (ONU) mantiene la tregua en la frontera más militarizada y extraña (leer más)