Videos

Maduro lidia con la oposición en el exilio

En esta edición: El ex alcalde opositor venezolano Antonio Ledezma arribó a Madrid desde Bogotá tras escapar de su arresto domiciliario en Caracas. Lo recibió el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy. La huida de Ledezma resultó un duro golpe para el gobierno de Nicolás Maduro, entre la espada y la pared por su enorme deuda, del orden de los 150.000 millones de dólares. Esta semana, tras ser declarada en default parcial por no haber pagado dos vencimientos de intereses, Venezuela rubricó un acuerdo con Rusia, uno de sus principales acreedores. El acuerdo consiste en reestructurar un crédito de 3.150 millones de dólares que Rusia le había otorgado en 2011 para la compra de armas rusas. De ese modo, mientras la población venezolana sigue sometida a la falta de alimentos y de medicinas y la Unión Europea resuelve un embargo de armas contra Venezuela, entre otras medidas restrictivas, Maduro ha ganado con el guiño diplomático de China su bien más preciado: tiempo. La fuga de Ledezma, así como las denuncias desde el exilio de la (leer más)

Videos

Piñera levanta vuelo en Chile

En esta edición: A una semana de las elecciones presidenciales y parlamentarias del 19 de noviembre, en Chile no impera el ambiente de campaña de otras ocasiones. Una de las mayores preocupaciones es que vuelva a producirse una alta abstención, como la de 2016, cuando sólo un 35 por ciento de los votantes concurrió a las urnas en las elecciones municipales. El descontento, que se debe a la crisis de representación de los partidos políticos, ha hecho mella en la alianza de centro izquierda que gobernó el país desde el retorno de la democracia, con excepción del período de Sebastián Piñera, actual favorito. La segunda vuelta, de ser necesaria, será el 17 de diciembre. Además: La renuncia a su cargo del primer ministro de Líbano, Saad Hariri, por temor a sufrir un atentado como el que se cobró en 2005 la vida de su padre, Rafik Hariri, primer ministro de 1992 a 1998 y de 2000 a 2004, hizo recrudecer la crisis política de su país, donde Arabia Saudita e Irán libran una suerte de (leer más)

Política

Beneficio de inventario

¿Qué hacen los jefes de Estado con los presentes que intercambian entre sí cada vez que se ven? No todos se incorporan a los patrimonios nacionales A veces, una mueca vale más que mil palabras. La del Papa al recibir el crucifijo con la hoz y el martillo que le obsequió Evo Morales creó revuelo en medio mundo por su aparente intencionalidad política. La obra del padre jesuita Luis Espinal, asesinado por la dictadura boliviana en 1980, forma parte ahora del patrimonio del Vaticano y, de seguir la suerte de otros presentes, será rifada. Es la fórmula que aplica Francisco con la mayoría de los regalos que recibe: desde un coche Fiat y bicicletas hasta una cafetera han sido sorteados. Evita de ese modo que junten polvo. Cada boleto vale 10 euros. La recaudación va a parar a la caridad. Como están las cosas, los jefes de Estado deberían ahorrarse los obsequios que se hacen entre sí. Ninguno es capaz de apreciarlos ni, menos aún, de disfrutarlos. Se trata de un trámite protocolar que rige (leer más)

Cultura

El juguete rabioso

En manos de políticos, Twitter puede ser un arma de doble filo: a diario se comparten millones de mensajes en los que los impulsos y la instantaneidad marcan una tendencia de la cual pueden arrepentirse en el futuro En 2011, cuando aún no sabía que iba a ser concejal por Ahora Madrid, Guillermo Zapata tecleó en Twitter un chiste tan desagradable como ofensivo contra los judíos y otro contra una periodista que había perdido sus piernas en un atentado de la banda terrorista ETA. Las injurias, más que burlas, le costaron cuatro años después el cargo de concejal de Cultura al que iba a ser nombrado por la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, y una catarata de disculpas. Zapata renunció al cargo de concejal de Cultura, no al de concejal del distrito. En el ínterin, amonestado por varios usuarios de la red, se apresuró a borrar los polémicos tuits y, finalmente, cerrar su cuenta. El episodio pudo haber concluido de ese modo, por indecoroso que haya sido, pero otros concejales madrileños se precipitaron a imitar (leer más)