El eterno corto plazo

Es difícil proyectar en un país como Argentina atado a la coyuntura, Universidad Crítica, conducido por Jorge Elías, 17 de abril de 2021




Elizondo: “Cuando hay desconfianza entre el sector público y el privado, la economía no crece”

¿Elecciones primarias? No se sabe. ¿Elecciones de medio término? En noviembre, quizá, no en octubre como estaban previstas. ¿Seguridad jurídica? Una quimera sujeta a las necesidades del momento. ¿Seguridad a secas? Inseguridad, en realidad. Argentina no está condenada al éxito ni al fracaso, sino al corto plazo. A no mirar más allá de la coyuntura y obrar en consecuencia. Reacción en lugar de acción con una cruz bianual, la de la democracia electoral, capaz de inmovilizar al Congreso o de influir en las decisiones judiciales en espera del veredicto de las urnas.

La doctora en ciencia política Carolina Tchintian, directora de Instituciones Políticas del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec), conviene en que las elecciones están atadas a la evolución de la pandemia, razón por la cual las PASO podrían trasladarse de agosto a septiembre y las legislativas de octubre a noviembre. El corto plazo, con una campaña de vacunación errática, impide vislumbrar qué ocurrirá dentro de un rato. “El planteo debería ser cómo llevamos a cabo las elecciones”, dice.

Tchintian: «Para la postergación de las elecciones hay una fecha límite entre el 7 y el 10 de mayo»

Marcelo Elizondo, especialista en negocios internacionales, enumera las tendencias que, después del impacto del COVID-19, afianzan la inversión, la producción y la comercialización en el planeta: el cambio tecnológico, la globalización productiva, la consolidación de la economía del conocimiento, la creciente exigencia de cumplimiento de estándares cualitativos de origen público o privado, la incidencia de la geopolítica en los negocios y la prevalencia de las empresas como principales actores. “Argentina viene de atrás”, apunta.

La solución a corto plazo de Argentina: el gobierno de Alberto Fernández prevé restringir las exportaciones de carnes para atenuar el aumento de precios. Especulaciones o amenazas frágiles mientras el mundo parece girar a la inversa, como ocurre con la disputa con el gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires por las mayores restricciones, que afectan a grandes sectores de la economía, y la suspensión de las clases presenciales, que afectan tanto a los chicos como a sus padres.

La falta de vacunas y la inescrupulosa administración entre los amigos del poder, muchos de ellos jóvenes orgullosos de mostrar los pinchazos en redes sociales, ahondan una fisura cada vez más evidente en esta Argentina de corto plazo. No la del Frente de Todos y Juntos por el Cambio, rentable para ambas coaliciones, sino la de los políticos y la sociedad.

En Argentina murieron más personas atacadas por presos a quienes se les concedió la detención domiciliaria con la excusa de la pandemia que presos contagiados en las cárceles. En un país con más de la mitad de su población en situación de pobreza e indigencia, esa condición no fabrica delincuentes, pero influye en el crecimiento de las tasas de crímenes y atropellos. No hay día en que un motochorro o una entradera no sea noticia en los distritos bonaerenses más castigados, como La Matanza, Moreno, Quilmes y Merlo.

Problema serio que Miguel Ángel Arce Aggeo, profesor de Derecho Penal de la Universidad de Belgrano, evalúa como un problema serio entre “el estamento de la prevención, que puede evitar la comisión del delito, relacionado con el judicial y, por último, con el sistema penitenciario”.

Arce Aggeo: «No puede sorprendernos que la inseguridad crezca con la falta de recursos»

La otra cara de la moneda: el bitcoin. En febrero de 2017,  pocos sabían de su existencia. Los menos apostaban por su  crecimiento. Valía menos de 1.000 dólares. Cuatro años después, aquel que se arriesgó entonces ganó 63 veces el capital invertido. La criptomoneda superó los 63.000 dólares. ¿De qué hablamos? Lo cuenta el periodista Mariano Gorodisch en su nuevo libro, Bitcoin para argentinos, de Mobilebook. Pero, y siempre hay uno, “apurate, porque la AFIP está viendo la forma de cobrar impuestos”.

Producción: Adriana Bagnera

Producción Ejecutiva: Aldo Bargiano

Dirección: Daniel Costoya



1 Comment

Enlaces y comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.