Política

Brotes, rebrotes y rebotes

Los brotes de rabia en Hong Kong comenzaron el 9 de junio de 2019 por una provocación. Un proyecto de ley iba a permitir la extradición de sospechosos de delitos a China. La iniciativa, impulsada por la jefa ejecutiva, Carrie Lam, con el consentimiento del régimen de Xi Jinping, marchaba a contramano del estatus de la región administrativa especial desde que dejó de ser una colonia británica. “Un país, dos sistemas”, según la Ley Básica de 1997. Los brotes derivaron en rebrotes en otras latitudes en solidaridad con aquellos que, desde el primer minuto, no dejan de ganar las calles para exigir que se respeten sus derechos. Las protestas en Estados Unidos comenzaron casi un año después, el 25 de mayo de 2020, en medio de la crisis sanitaria global, por otra provocación. El brutal asesinato de un ciudadano negro, George Floyd, bajo la rodilla de un policía blanco, Derek Chauvin, enardeció a Black Lives Matter (Las vidas negras importan). El colectivo nació curiosamente en 2013, durante el gobierno del primer y único presidente norteamericano (leer más)

Videos
Videos

Crisis migratorias en el mundo

En un mundo dominado por líderes autócratas y nacionalistas, las crisis migratorias crecen. Una de cada 97 personas son desplazadas o refugiadas en el planeta, según la ONU. Se trata de la peor catástrofe desde la Segunda Guerra Mundial. Cuatro preguntas de la politóloga colombiana Clara Riveros, conductora del programa De y Vuelta, de Fundamedios: ¿Cómo responden los gobiernos de Marruecos, Europa, América latina y  Estados Unidos a los fenómenos migratorios? ¿Cuáles son las limitaciones y las oportunidades para la recepción y la integración de inmigrantes en sus sociedades de acogida? ¿Los inmigrantes son tratados como ciudadanos con plenos derechos por las sociedades receptoras? ¿Cuál es la situación de las mujeres en sus grupos, familias y comunidades de inmigrantes? Responde Mohamed Bendriss Alami, director regional adjunto de Unicef para Medio Oriente, incluido Irán y el norte de África, desde Marruecos: “Con la crisis del COVID-19, casi 20.000 africanos no tienen qué comer. Estamos tratando las cosas superficialmente, pero nunca atacamos la raíz”. Responde Noor Ammar Lamarty, politóloga, oriunda de Tánger, desde España: “Hace falta sentarse (leer más)

Política

El rap de la campaña

En la campaña de Estados Unidos vale todo. Hasta el lanzamiento de la candidatura presidencial de un rapero famoso, Kanye West, impedido de figurar en las boletas de varios distritos y de quebrar la polarización entre Donald Trump y su rival demócrata, Joe Biden. Lo de West responde más a una estrategia promocional que a su vocación política. Pagó 35.000 dólares para inscribirse en Oklahoma, Estado que aporta apenas siete de los 538 votos en el Colegio Electoral, Hizo una inversión, digamos, mientras divulgaba por Twitter un nuevo álbum de canciones. Como las elecciones son indirectas, el voto popular cuenta poco. En Charleston, Carolina del Sur, el cantante negro, de 43 años, presentó en sociedad el Birthday Party en compañía de su esposa, Kim Kardashian, otra celebridad. Kayne llevaba un chaleco antibalas con la palabra seguridad en el pecho, de modo de capitalizar la ira por el asesinato de George Floyd, y el número 2020 grabado en su cabeza. Prometió en su discurso una compensación de un millón de dólares para quienes tuvieran un bebé (leer más)

Videos

El minué de los viejos hábitos

La pandemia del coronavirus nos cambió la vida. Es una suerte de minué, antiguo baile de pareja originario de Francia, con movimientos moderados, saludos y posturas galantes, muy difundido en los siglos XVII y XVIII, que va y viene como si nada hubiera pasado. El minué del COVID-19 nos puso de este lado del presente, como si hubiera dos dimensiones. E hizo que nos preguntáramos en algún momento de estos cuatro meses y monedas de confinamiento y restricciones cómo vivimos, dónde trabajamos, cuál es nuestro lugar en el mundo. Abrazamos en mayor o menor medida la introspección. Y pensamos en nosotros y en los demás. La rueda siguió girando y, mientras tanto, el minué de la política y de la economía continuó haciendo de las suyas. Pocas actividades como la educación pudieron ponerse a tono con las circunstancias, como destaca el doctor Avelino Porto, presidente de la Universidad de Belgrano. La nueva normalidad, ya instalada, choca a veces con los viejos hábitos. Los de la otra dimensión. Con esas rencillas que afloran de tanto en (leer más)

Otras voces

Dark: personajes reales del pasado que influyen en un presente de ficción

Targaryen, Stark, Lannister, Baratheon… Las familias de Juego de Tronos surgieron de la imaginación de su autor, George R.R. Martin, pero el éxito de la serie de HBO hizo que sus apellidos llegaran a las enciclopedias. Ahora, otra serie tiene familias como protagonistas. Y sus apellidos están en las enciclopedias virtuales, pero refieren a personajes que realmente existieron. El nuevo éxito global del streaming tiene nombre: Dark, una producción de Netflix –la primera de origen alemán– cuyo tema principal son los viajes en el tiempo. Creada por Baran Bo Odar y Jantje Friese, sus protagonistas pertenecen a las familias Nielsen, Tiedemann, Kahnwald y Doppler, que viven en el pueblo de Winden, rodeado de bosques, profundas cuevas y una planta nuclear. Estos apellidos también pertenecen a personajes que, de diferente forma, influyeron en su época y en el futuro. Es decir, en nuestro presente. Veamos algunos de ellos. Nacido en Austria, en una familia de buen pasar económico, Christian Andreas Doppler (1803-1853) mostró su interés por las matemáticas desde joven y en la Universidad de Viena (leer más)

Política

El reparto del poder

Cómo termina la hegemonía de Estados Unidos. No se trata de una duda, sino de una tesis sobre el reparto del poder de los académicos norteamericanos Alexander Cooley y Daniel H. Nexon. La pandemia tuvo una respuesta internacional fatto in casa, con el cierre de fronteras, el rebrote del nacionalismo y la consecuente crisis global. En un mundo menos cooperativo, guiado por el lema America First de Donald Trump y por los caprichos de otros autócratas, el informe Perspectivas de la economía global, del FMI, vaticina para 2020 el crecimiento de un solo país entre los grandes. China, curiosamente. O casualmente. Un uno por ciento magro para las llamadas tasas chinas, pero significativo por haber sido la cuna del coronavirus, haberle escamoteado información a la Organización Mundial de la Salud (OMS) y haberse convertido en el enemigo externo imperioso de Trump, en medio de la guerra comercial y tecnológica, de cara a su afán de ser reelegido en noviembre. En el reparto del poder, el régimen de Xi Jinping se mostró como el único capaz (leer más)

Videos

La peste que llegó del frío

Lo peor está por venir, vaticina la Organización Mundial de la Salud (OMS). El invierno, incubadora del coronavirus, empeora las cosas, razón por la cual el ministro de Desarrollo Social de Argentina, Daniel Arroyo, pone especial énfasis en el operativo contra el frío. Un paliativo para resguardar a las personas en situación de calle. Preocupa, en particular, la vasta geografía del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), donde no existen límites físicos entre la ciudad y la provincia de Buenos Aires que impidan la propagación de la peste que llegó del frío. En el continente hay cifras abrumadoras, como las de Brasil, donde el presidente Jair Bolsonaro ha dado positivo, así como su par interina de Bolivia, Jeanine Áñez, y el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela, Diosdado Cabello, número dos del régimen de Nicolás Maduro. ¿Cuál fue la clave de Uruguay para contener la propagación de la peste? También existen excepciones, como la de Uruguay, elogiado por su baja tasa de incidencia por la Organización Panamericana de la Salud (OPS). Lo cuenta (leer más)

Política

El bumerán de la negación

La negación tiene un precio. El de exponerse a padecer aquello que uno no quiere o no puede admitir. En Brasil, el coronavirus mató a más de 65.000 personas. Su presidente, Jair Bolsonaro, desdeñó desde el comienzo el impacto devastador de la pandemia. Una gripezinha. Un resfriadinho. Algo peor que, en plan de no sembrar pánico y de promover el contagio controlado para lograr la llamada inmunidad del rebaño, llevó a “lidiar con un escenario” comparado con la muerte de Stalin al primer ministro británico, Boris Johnson, según sus propias palabras, o al confinamiento forzoso del presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, otro autócrata. El bumerán de la negación golpeó la quijada de Bolsonaro. Le dio positivo el test. Nada que temer, dejó entrever, gracias a la hidroxicloroquina. Un antipalúdico descartado después de varios ensayos por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Donald Trump dejó de tomarlo. La receta de Bolsonaro, sin pruebas científicas, supuso la renuncia de dos ministros de Salud en menos de un mes, los médicos Henrique Mandetta y Nelson Teich, (leer más)

Videos

Era más fácil cuando todo parecía difícil

“¡Qué fáciles eran las cosas cuando parecían difíciles!”. La reflexión de Nicolás José Isola, filósofo, doctor en ciencias sociales y coach ejecutivo radicado en San Pablo, Brasil, refleja estos tiempos de transición. Tiempos de incertidumbre, también. Esa palabra, conformada por el por el prefijo in (negación) y certus (cierto), deriva de la falta de información o, en cierto modo, de algo que no podemos hacer por ahora: ver la luz al final del túnel. Por él transita la salud, más allá de que la Unión Europea haya abierto sus fronteras y Donald Trump, como Jair Bolsonaro, insista en mantener en movimiento la economía, como observa, desde Londres, Carlos Lauría, responsable del área de libertad de expresión de Open Society Foundations; exdirector del programa de las Américas del Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ), en Nueva York, y finalista para el cargo de relator especial para la libertad de expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). “Argentina no tiene ahorros ni crédito ni moneda” La incertidumbre, asociada a la pandemia y su (leer más)

Política

El George Floyd de Cuba

De haber sido asesinado en Cuba, George Floyd sería uno más. Un negro abatido por la policía. Hansel Hernández “estaba robando piezas y accesorios de una parada de ómnibus”, según el Ministerio del Interior de Cuba. Lo persiguió una patrulla de la Policía Nacional Revolucionaria “a lo largo de casi dos kilómetros”. Le arrojó piedras a uno de los agentes. Disparos de advertencia y disparos de gracia. Lo mataron. Por la espalda, parece. Era negro, como Floyd, pero no era norteamericano. Los activistas y periodistas que denunciaron el hecho tras la tardía y poco creíble versión de la dictadura fueron puestos bajo arresto domiciliario. Ocurrió casi un mes después de la muerte de Floyd, el 24 de junio. En Guanabacoa, no en Minneapolis. Lejos del radar del colectivo Black Lives Matter (Las vidas negras importan). La muerte de Hernández, de 27 años, no trascendió los límites de la isla, más allá de la convocatoria a movilizaciones contra la dictadura de Miguel Díaz-Canel, finalmente abortadas. Una muerte de segunda a los ojos de los que, en (leer más)