Videos

La incertidumbre en cuatro actos

Cada día sabemos algo más o algo menos. Que máscara no, que máscara sí. No habrá vacuna hasta 2021. Debemos mantener la distancia social, lavarnos las manos y permanecer en casa cuanto podamos. Y, mientras tanto, sobrellevar sarpullidos de ansiedad, miedo y angustia durante la cuarentena. Son tiempos difíciles a los cuales se suman la pérdida de ingresos y la incertidumbre sobre el futuro inmediato. La incertidumbre en cuatro actos: Primer acto: la virtualidad llegó para quedarse con la resignificación del hogar, confirma el ingeniero agrónomo Juan María Segura, asesor, consultor y experto en innovación y gestión educativa. Segundo acto: el mundo se ha convertido en una suerte de laboratorio a cielo abierto, asiente el doctor Osvaldo Teglia, médico especializado en medicina interna e infectología y  profesor adjunto a cargo de enfermedades infecciosas de la Facultad de Ciencias Biomédicas de la Universidad Austral. Tercer acto: una investigación global de Gallup y Voices! muestra en Argentina una gran conciencia de la gravedad de pandemia, según la socióloga Marita Carballo, presidenta de Voices!, de la Asociación Mundial (leer más)

Política

Kim juega a la escondida

Que estaba oculto, que estaba muerto, que estaba bromeando. El paradero del líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, despertó infinidad de especulaciones durante tres semanas. Sobre todo, políticas. En el noreste de Asia, sus vecinos Corea del Sur y Japón; su aliado, China, y su adversario lejano, Estados Unidos, viven pendientes de las denodadas pruebas nucleares de la dinastía. Una dictadura de tres generaciones de la familia Kim desde mediados del siglo XX en un país hermético. Su último eslabón, ausente sin aviso, se ganó un mote. El de Rocket Man (Hombre Cohete), según Donald Trump. Mezcla de burla y de respeto. Kim reapareció el 1 de mayo para cortar las cintas de una nueva planta de fertilizantes en la ciudad de Sunchon y se esfumó de nuevo hasta el 24 de mayo. Entre el 25 de enero y el 16 de febrero también se había mantenido en las sombras durante tres semanas. En abril, otras tres semanas. Y, como no participó de los actos por el aniversario del nacimiento de su abuelo y (leer más)

Política

El enemigo imperioso

La masacre continúa. “Nos guste o no, vivimos en una era global en la que lo que sucede a miles de kilómetros de distancia tiene la capacidad de afectar nuestras vidas”, expone Richard Haass en su nuevo libro, The World: A Brief Introduction (El mundo: una breve introducción). Esta vez, añade el presidente del Council on Foreign Relations, “es un coronavirus conocido como COVID-19 que se originó en una ciudad china de la que muchos nunca habían oído hablar, pero se ha extendido a los rincones de la Tierra”. A Estados Unidos, en particular. Donald Trump no vacila en compararlo con Pearl Harbor y los atentados de 2001, y amenaza con “romper toda relación” con China. El enemigo imperioso. ¿Por qué imperioso? Porque, más allá de la responsabilidad del régimen de Xi Jinping en la expansión de la peste y de las sospechas sobre su origen, Trump recrea el momento Taiwán de su historia. China ve a Taiwán como una provincia rebelde mientras Taiwán, con el reconocimiento de algunos países, se considera a sí misma (leer más)

Videos

La política levanta temperatura

La política levanta temperatura en Argentina. No por la pandemia, sino por las críticas del presidente Alberto Fernández contra la gestión de la exgobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, y por el estreno de la sesiones remotas del Congreso. Antes del comienzo de las sesiones mixtas, diputados y senadores por Juntos por el Cambio rechazaron el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que confiere poderes especiales al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, para disponer del presupuesto nacional y reasignar partidas hasta fin de año. La cuarentena, iniciada el 20 de marzo, tuvo algunas aperturas, pero siguió en discusión la disyuntiva entre la salud y la economía, no resuelta en ningún país. Se trata de “elegir entre dos males”, según Martín D’Alessandro, presidente de la Sociedad Argentina de Análisis Político (SAAP), profesor de ciencia política en la Universidad de Buenos (UBA) e investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet). El gobierno, a su vez, anunció el envío al Congreso del proyecto de reforma judicial. “Lo primero es que los (leer más)

Sociedad

En cuarentena y recalculando

La Tierra es plana, el Holocausto no existió, las vacunas no sirven y el coronavirus, como dice Jair Bolsonaro, no es más que una gripecita. Con ese criterio, la cuarentena por la pandemia de COVID-19 vendría a ser algo así como un ardid de la izquierda, la derecha o los extraterrestres. Estupideces de ese calibre, como echarles la culpa de la crisis sanitaria global al capitalismo y a su hermano menor, el neoliberalismo, llevan a verla como un plan político que, con las fronteras clausuradas, hizo fermentar el nacionalismo. Gracias a Xi Jinping, entonces, Donald Trump se salió con la suya, más allá del tendal de contagiados y muertos en China y en Estados Unidos. El planeta está en cuarentena y recalculando, con desescaladas a ciegas para evitar más quebrantos. Un paso adelante, dos atrás, como en Corea del Sur y en Alemania por los rebrotes. Soluciones intermedias en una puja, negada por algunos gobiernos, entre la salud y la economía. Un período de ensayo y error, según Tom Inglesby, director del Centro de Seguridad (leer más)

Videos

La excepcionalidad de Suecia

Decenas de países ordenaron el estricto confinamiento de sus ciudadanos para contener la pandemia. No es el caso de Suecia, más allá de las recomendaciones de distancia social. No cerraron las escuelas ni los bares ni los restaurantes ni los gimnasios. Un caso excepcional, criticado por el presidente argentino, Alberto Fernández, y reprochado por sus vecinos Finlandia, Dinamarca y Noruega, como observa desde Gotemburgo, la segunda ciudad sueca, el periodista Guillermo García, miembro consultor y secretario de comunicación del Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI). El primer ministro sueco, Stefan Löfven, defiende con énfasis la continuidad de la actividad económica. Como Donald Trump, al margen de las diferencias entre ambos. En Estados Unidos, cuenta el analista internacional Jorge Castro, el gobierno aplicó la Ley de Producción para la Defensa. Esa norma, prevista para tiempos de guerra, llevó a General Motors a reconvertir su planta de Kokomo, Indiana, en una fábrica de ventiladores. Lo mismo hizo Ford, asociada con General Electric. Por lo pronto, México recibió las primeras unidades y está por abrirse la exportación (leer más)

Política

Modelos en pugna

Modelos hay muchos. Certeza, ninguna. Lo dejó entrever el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, cuando avisó que el final del estado de emergencia, previsto para finales de mayo, no implicará volver a la normalidad, sino mantener “un nuevo estilo de vida”. En tanto no haya una vacuna contra el coronavirus más eficaz que la distancia social, la amenaza de una segunda ola de infecciones persistirá durante meses. En ese lapso, las personas deberán usar máscaras, mantenerse a dos metros entre sí, cambiarse la ropa cuando regresen a casa, trabajar en forma remota y evitar el transporte público en las horas pico. La pandemia arrasa especialmente en una franja. La de los adultos mayores. Japón, el país más longevo del planeta, tiene una expectativa de vida de 84 años. ¿Cómo pudo domarla a pesar de su cercanía con China? El modelo japonés dista del aplicado en otros países por una razón cultural: la costumbre de hacerse una reverencia en lugar de estrecharse las manos, el uso habitual de máscaras en caso de enfermedad y la (leer más)

Videos

Presos libres, libres presos

En Argentina, como en otros países, la pandemia deparó una paradoja: la mayoría quedó presa, como consecuencia del confinamiento, y varios presos resultaron excarcelados por la virtual propagación del coronavirus tras las rejas. Esa paradoja, dice el abogado penalista y exjuez Eduardo Gerome, no debería existir si las cárceles guardaran las medidas de higiene y de seguridad necesarias. Esa paradoja se codea con otra: el desafío que representa haber privilegiado la salud sobre la economía. “La caída del producto bruto interno va a ser muy grande por un aumento de la pobreza y del desempleo», vaticina el economista Agustín Etchebarne, director general de la Fundación Libertad y Progreso. Sus consecuencias: «Una crisis económica y social que pondrá mucha presión sobre el sistema político argentino”, agrega. No les va mejor a Estados Unidos y Brasil. Sus gobiernos optaron por mantener a flote la economía frente al “peor trance global de la historia”, como lo define el politólogo y periodista Claudio Fantini. “Los liderazgos ideologizados, tanto de derecha como de izquierda, quedan desenfocados en el escenario de (leer más)

Política

Armas contra la cuarentena

Cuando cada Estado norteamericano impuso la cuarentena, la venta de armas se disparó en todo el país. En algunos se duplicó en marzo respecto de febrero. En otros, como Michigan, se triplicó a pesar de ser uno de los más afligidos. Los sheriffs de varios condados se rebelaron contra las órdenes de confinamiento dictadas el 10 de marzo por la gobernadora, Gretchen Whitmer. Un colectivo, American Patriot Rally, rodeó el Capitolio con cientos de vehículos el 15 de abril. Era el comienzo de la Operación Atasco, rubricada dos semanas después con el ingreso con armas largas en el hemiciclo. Los legisladores debatían la extensión de las restricciones a pedido de la gobernadora Whitmer, demócrata, y a contramano del deseo de Donald Trump de levantarlas. Lansing, la capital de Michigan, el Estado que alberga a la cuna del automóvil, Detroit, la ciudad que ha declarado la mayor quiebra municipal de la historia, pasó a ser un nuevo campo de batalla. El de las presidenciales del 3 de noviembre, en las cuales Trump pretende ser reelegido. En (leer más)

Videos

Tiempo de incertidumbre

Es tiempo de incertidumbre. De no saber qué vendrá. Esa sensación, la de incertidumbre, precedió a la pandemia y sobrevive con ella. Con vueltas a la nueva normalidad en algunos países y con medidas aún más drásticas en otros para mantener a la gente puertas adentro. Una situación que José Eduardo Abadi, psiquiatra y psicoanalista, miembro de la Asociación Psicoanalítica Internacional, prefiere no llamar encierro ni confinamiento, de modo de evitar una “vivencia de prisión” que provoque “sumisión, angustia, rabia y culpa”. La sensación de incertidumbre, según Claudio Ghiso, psicólogo, profesor titular de psicología jurídica en la UBA y adjunto en la Universidad de Belgrano, especialista en psicología forense, causa “ansiedad, frustración y enojo”. Porque, agrega, “la pandemia nos afecta a todos, pero a algunos de manera más severa”. La incertidumbre campea tanto en Argentina como en otros países frente a una incógnita: cómo será el futuro inmediato En Brasil, el principal socio comercial de Argentina, la incertidumbre se asocia con la  insistencia de Jair Bolsonaro en llamar “gripecita” al coronavirus, convocar actos masivos y (leer más)

Política

La gripecita ideológica

Una gripecita, como llama Jair Bolsonaro al coronavirus, no amenaza a la humanidad ni frena la economía global. De tratarse de algo pasajero, en Brasil no hubieran cavado fosas comunes para las víctimas ni la mayoría de los 27 gobernadores estaría en vilo frente al efecto devastador de la pandemia. La veta política de un gobierno de porte militar llevó al ministro de Exteriores, Ernesto Araújo, a tomar del libro Pandemic! COVID-19 shakes the world (¡Pandemia! COVID-19 sacude al mundo), del filósofo esvoleno Slavoj Žižek, una tesis alucinante. La de un plan de instaurar el comunismo “sin naciones ni libertad” y crear “un gran campo de concentración”. Bolsonaro, como Donald Trump con su burrada de evaluar inyecciones de desinfectante, pastillas de detergente y rayos ultravioleta como paliativos, se supera a sí mismo. Cada día. En el camino perdió a su ministro estrella, el de Justicia, Sergio Moro, puntal como juez del caso Lava Jato, y se deshizo en un “divorcio consensuado” del ministro de Salud, Luiz Mandetta, médico, partidario de aplicar las medidas preventivas de (leer más)

Videos

La pandemia política

La pandemia ha puesto a buena parte del planeta en libertad condicional por razones de fuerza mayor y, a su vez, ha dejado aflorar rencillas domésticas que impiden adoptar medidas globales. En España, uno de los epicentros, el primer gobierno de coalición desde el retorno de la democracia mantiene el estado de alarma e insiste en rubricar con la oposición un gran acuerdo nacional, pero, a los ojos de Carmen De Carlos, columnista y corresponsal volante del diario ABC, de Madrid, y directora del portal Sudamérica Hoy, prima la desconfianza entre unos y otros. “Hay mucha tensión”, dice. Esa tensión se centra en tres ejes: las medidas sanitarias, el impacto en la economía y las libertades democráticas. Sobre ellas, la presidenta de Transparencia Internacional, Delia Ferreira Rubio afirma desde Berlín: “No se debe ciberpatrullar para limitar la libertad de expresión de las personas”. Eso sería “violar la libertad de opinión”. También advierte que la “nueva normalidad” podría ser uno de los peligros después de la pandemia. Es decir, mecanismos de persecución por medio de pulseras (leer más)

Política

La idea fija de Trump

El apuro de Donald Trump en volver a la normalidad a pesar del impacto de la pandemia en Estados Unidos refleja la discordancia global en la gestión de la crisis. Otros presidentes, los de México y Brasil, Andrés Manuel López Obrador y Jair Bolsonaro, están en las mismas. El de Nicaragua, Daniel Ortega, reapareció después de 34 días de rara ausencia en uno de los pocos países que no ha decretado la cuarentena ni para el fútbol. Se trata de un síntoma de la cerrazón de los Estados y de las peleas domésticas frente a la impotencia del orden multilateral. En palabras de Trump, la batalla contra “un virus cruel de una tierra distante”. La tierra distante, China, pudo tener su cuota de responsabilidad en esconder información al comienzo del desmadre, pero la reprimenda de Estados Unidos contra la Organización Mundial de la Salud (OMS), con el recorte del 14,6 por ciento de su presupuesto, va más allá de esos pendientes. Los de la guerra comercial declarada por Trump. Un asunto personal, casi, a tono (leer más)

Política

Aplausos y cacerolazos

Las treguas duran poco. En ambientes polarizados, el cabreo previo persiste. Solapado. Llamado a silencio. En clave política, para evitar que caiga la democracia en cuarentena, de modo de no tensar demasiado la cuerda y recrear el nacionalismo que provocó las dos grandes guerras del siglo XX. Algunos gobiernos se envalentonaron con los aplausos para los imprescindibles, que no son ellos, pero también se sorprendieron con los cacerolazos por su mala o morosa gestión de la crisis. Brotaron reacciones encontradas con media humanidad enclaustrada. Amores y resentimientos, como si nada hubiera cambiado. El mentado equilibrio entre la economía y la salud, versión Donald Trump, Jair Bolsonaro o Andrés Manuel López Obrador, dio de bruces con la realidad de sus países, acuciados por la pandemia, y con el declive de las instituciones; las discrepancias dentro de los gobiernos y entre los gobiernos, como entre los de la Unión Europea o entre Estados Unidos y Canadá; los reclamos de los opositores, y los planteos de los indignados que pusieron patas arriba al planeta en 2019. El ministro (leer más)

Política

Campaña en cuarentena

En tiempos raros, una decisión sensata. La de Bernie Sanders de renunciar a la carrera presidencial del Partido Demócrata tras la seguidilla de victorias de Joe Biden. Era previsible en una campaña en pausa, con 15 primarias pospuestas y la convención partidaria en suspenso, por otro conteo. El de la pandemia de coronavirus. Lo tomó a la ligera al comienzo Donald Trump, empeñado en llamarlo “virus chino” o “virus de Wuhan”, hasta que Estados Unidos se convirtió en el epicentro mundial de la enfermedad y, habituado a la guerra comercial con China, se plantó contra ese país y contra la Organización Mundial de la Salud (OMS). Con la campaña y las vidas en pausa, las elecciones parecen remotas. Algo así como un trámite en el cual, a pesar de haber soslayado desde enero los avisos catastróficos de los suyos sobre el COVID-19, Trump sigue ensimismado en sus asuntos y, desaparecidos en acción, Biden y Sanders dirimían desde sus confinamientos si uno, de 77 años, se consagraba como candidato y el otro, de 78, deponía su (leer más)