Internet nos ha convertido a todos en celebrities

El mundo ha cambiado tanto en tan poco tiempo que seguimos sin darnos cuenta de que ahora todo nuestro discurso es público, o casi




¿Hay alguien ahí?
Por Ariel Torres | La Nación

Hablábamos el otro día con Jorge Elías en Radio Continental, cuando me llamó por los 35 años de Internet, y observó algo que no sólo es muy agudo, sino que en general pasamos por alto. “Treinta y cinco años -observó Elías- es muy poco, ¿no te parece?”

¡Exacto! En tres décadas y un lustro el mundo cambió por completo. De hecho, el tiempo que pasó fue todavía menos, porque el público en general empezó a tener acceso a la Red desde noviembre de 1989 en Estados Unidos.

Hasta ese momento, no teníamos más que el televisor y la radio a transistores. Tele de tubo, permítanme añadir. Ah, y correo postal. Punto.

El célebre DynaTAC de Motorola nacería tres meses después que Internet, en marzo de 1983; sería el primer celular del mundo, costaba casi 4000 dólares de entonces, tenía una autonomía de media hora en llamadas y la batería tardaba 10 horas en cargarse.

Para los celulares en general y para los smartphones en particular faltaba un rato largo. O sea que no, no teníamos más que un teléfono de línea en casa y, quizás, otro en la oficina. Ese era todo el poder de comunicación de que disponíamos los individuos. Para lograr lo mismo que muchos usuarios de Twitter consiguen en unos pocos segundos, habría que haber marcado varios millones de números de teléfono. O haber enviado millones de cartas.

Las computadoras personales, que habían nacido entre 1977 (la Apple II) y 1981 (la IBM/PC) estaban todavía despegando. Jugarían un papel clave más tarde en la instalación de Internet en el nivel público, pero en 1983 eran más bien una rareza. En las oficinas se seguía oyendo el repiquetear de las máquinas de escribir y, claro está, la campanilla electromécanica de los teléfonos. Nada de ringtones. Nada de WhatsApp o Facebook. Nada de nada, en rigor, de lo que hoy constituye buena parte de nuestras vidas. Ni los separadores de la tele eran los mismos. Lógico, la animación 3D estaba en pañales; Pixar nacería tres años más tarde y faltaban todavía 12 años para Toy Story.

Nota completa: Internet nos ha convertido a todos en celebrities



Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.