Vóteme o bóteme

En la mayoría de las elecciones aparecen candidatos excéntricos que suelen tratar de inútiles a sus adversarios y, lamentablemente, tienen razón




Tiririca: "Peor de lo que está no va a quedar"

En Dinamarca, Jacob Haugaard cosechó en las elecciones de 1994 más de 23.000 votos con una premisa imbatible: “No sé nada de política, pero ahora me van a pagar para aprender”. Lo admitió en cuanto tuvo la certeza de que iba a ser diputado. En Brasil, varios años después, Francisco Everardo Olivieira Silva, alias Tiririca, apeló a una fórmula parecida: “¿Qué hace un diputado federal? La verdad, yo no lo sé. Pero vote por mí y lo averiguaré para usted”. No sabía escribir cuando lo eligieron, en 2010. Lo reeligieron en 2014.

En la mayoría de las campañas electorales aparecen candidatos excéntricos que tratan inútiles a sus rivales. Lamentablemente, suelen tener razón. No es una excepción el payaso Tirrica, criado desde los ocho años de edad en un circo del Estado de Ceará, en el nordeste brasileño. Era, como cualquier candidato, alguien cuyas promesas preelectorales excedían ampliamente sus excusas poselectorales.

En las listas para las elecciones de 2010 en Brasil estaba el ex futbolista Romario, astro del seleccionado. Decía que había crecido en una comunidad pobre de Río de Janeiro y que se había cansado “de los políticos que nos visitaban y prometían mejoras que nunca llegaron”.

Romario debía vérselas con Maradona. Con Gilberto de Castro Carmo, candidato a diputado federal por el Partido Trabalhista Brasileiro, Maradona de Brasil. Con Carlos Alberto Dos Santos, candidato a diputado estatal de Pará por el Partido Social Cristiano, Maradona a secas. Con Ivair Gonçalves Relva, candidato a diputado estatal de Santa Catarina por el Partido Socialista Brasileño, Ivair Relva-Maradona. Y con Kinca Maradona, nombre de fantasía de Alyefferson Andrade Silva, candidato a diputado estatal de Goiás por el Partido Social Liberal.

Cameron Brasil, Lista 69

Y seguían las firmas. Gabriela Leite, de 58 años de edad, candidata por el Partido Verde, se presentaba como “una prostituta diputada”. Era la émula brasileña de llona Staller, La Cicciolina. La actriz porno Luciana Ribeiro Cruz, Cameron Brasil, proponía votar “com prazer (con placer)” por su lista. La 69, desde luego. Por fortuna, Suellem Rocha, modelo y cantante de 22 años de edad, apodada Mulher-Pera (mujer con forma de pera), aportaba un poco de cordura con su cruzada contra la inseguridad.

Jesús, Lista 33

El uso de seudónimos en Brasil data de 1946. Ana Rocha Mairanda Schoor, candidata por el Partido Social Progresista, pidió aparecer en la boleta electoral con el nombre Nini Miranda. La conocían más por su seudónimo que por su nombre real. En 2014, las listas incluían a Cara de Hamburguer, Mr. Bean, Jesús, Osama bin Laden, Batman, Barack Obama, Papai Noel, Bob Marley, Gato Félix y James Bond, entre otros.

El partido del danés Haugaard, representativo de los haraganes, auguraba viento a favor de los ciclistas y menos colas en los supermercados. “Si pasa algo bueno, digo que es mérito mío –proclamaba cuando era candidato–. Si sale mal, digo que es culpa de la oposición”. Planteaba más o menos lo mismo, en Brasil, el principal candidato por el Partido de la República: “Vote a Tiririca. Peor de lo que está no va a quedar”. Quedó peor.

Jorge Elías

@JorgeEliasInter



1 Comment

Deja un comentario