No Picture
Política

La vida no vale nada

La ETA, amenazante después de haber levantado la tregua, ha cometido casi 800 crímenes en poco más de tres décadas Justo el día en que el IRA hacía las paces con Irlanda del Norte, ETA reanudaba la guerra contra España. Ya no en el enclave vasco, sino, en forma potencial, en toda la península. Rompió de ese modo, el 3 de diciembre de 1999, la abstinencia unilateral de violencia que había declamado el 16 de septiembre de 1998. Tres meses después de haber asesinado en Rentería, Guipúzcoa, al concejal conservador Manuel Zamarreño. Muerte número 769 desde su primera víctima, el comisario de policía José Pardines, en 1968. La tregua duró casi 18 meses. Lapso en el cual, por primera vez en poco más de tres décadas de cócteles molotov, coches bomba y tiros en la nuca, no hubo crímenes. ¿Era una tregua, en realidad? Era una trampa. Como en el truco, ETA mintió sin mostrar los naipes con tal de hacer vacilar al gobierno de José María Aznar. Simuló afanes de paz tan falsos como (leer más)

No Picture
Política

Somos mucho más que dos

Tanto Barak como Arafat quieren promover la apertura de posiciones cerradas en un conflicto que lleva más de 52 años Desde el apretón de manos entre Yitzhak Rabin y Yasser Arafat en la Casa Blanca, el 13 de septiembre de 1993, Bill Clinton cree con firmeza que la paz en el Medio Oriente depende, más que todo, de la buena voluntad de sus líderes. Capaces de lidiar con sus rivales domésticos como él con la oposición republicana del Congreso. Mayoritaria desde 1994. Y razona: si yo puedo, ellos también pueden. ¿Es tan simple? Seguro, según la lógica occidental. Poco afín, en verdad, con la realidad de Israel y de los países árabes. Que, en tren de resolver conflictos, usan otra vara. Menos democrática, a los ojos de este lado del mundo, y más efectiva, a los ojos de ellos mismos. A Dios rogando y con el mazo dando, en definitiva. En su nombre, al cual minorías israelíes y árabes han implorado por el fracaso de las negociaciones en Camp David, pueden hacer justicia y, asimismo, (leer más)

No Picture
Política

Sorpresas te reserva la vida

Con sus botas negras, Vicente Fox pasa de ranchero, ejecutivo y empresario a presidente de un país en proceso de cambio CIUDAD DE MÉXICO.–            En medio de la campaña electoral, el Partido Acción Nacional (PAN) hizo cortorcircuito con la agrupación Amigos de Fox. Por una sencilla razón: tenía más adherentes la agrupación que afiliados el partido. ¡Chispas! Era intolerable que Vicente Fox, el candidato, fuera una marca registrada, cual producto de una estructura paralela, y que se valiera de las estrategias del  marketing, no de los métodos tradicionales, con tal de sumar voluntades. Voluntades foxistas, no necesariamente panistas. Lo nuevo asustaba. Sobre todo, por la posibilidad de que Fox, en caso de perder las elecciones presidenciales del 2 de julio, se quedara con buena parte del PAN, desvirtuando las raíces conservadoras con las cuales nació en 1939 como oposición del Partido Revolucionario Institucional (PRI). Pelea diferente, en aquel entonces, contra el presidente Lázaro Cárdenas, padre de la nacionalización de los ferrocarriles; padre, a su vez, de Cuauhtémoc Cárdenas, fundador del Partido de la Revolución Democrática (leer más)

No Picture
Política

México insurgente

CIUDAD DE MÉXICO.– Afirmaba en 1909 el diario El Imparcial: “Una revolución en México es imposible”. Lo suscribía un empresario norteamericano vinculado con la industria del acero: “En todos los rincones de la república reina una paz envidiable”. Y lo confirmaba, cual pronóstico meteorológico, el poeta español Julio Sesto: “Ninguna nube negra hay en el horizonte”. Fallaron. A caballo venía marchando un hacendado poderoso e inquieto, Francisco I. Madero, que amenazaba con una protesta masiva contra el régimen del general Porfirio Díaz, vitalicio en el poder durante más de tres décadas, si había indicios de fraude en las elecciones de 1910. Era la mecha que iba encender la revolución. Revolución que, después de ensayos vanos, quedó plasmada en la identidad mexicana, con calles y con paseos que invocan su nombre. Y que, a su vez, fraguó las dos versiones previas del Partido Revolucionario Institucional (PRI): el Partido Nacional Revolucionario y el Partido de la Revolución Mexicana. Señala el historiador Enrique Krauze que Vicente Fox, el candidato opositor que pretende poner hoy una lápida sobre los (leer más)