La resurrección de Silvio Berlusconi

Tiene prohibido regresar en persona a la sede del gobierno italiano, si saliera victorioso en los comicios de marzo, pero seguiría siendo el líder que lleva la voz cantante en Forza Italia




El eterno retorno
Por James Politi | Financial Times | El Cronista

Con su cabello oscuro perfectamente teñido y sus dientes de color blanco marfil que resplandecen bajo las luces del estudio de televisión, Silvio Berlusconi -el octogenario que vuelve al ruedo de la política italiana- rememoraba el mes pasado su primera campaña electoral.

En 1948, con apenas 12 años, el joven Silvio colocaba carteles para el partido de centroderecha Democracia Cristiana (DC) en su enfrentamiento finalmente victorioso con el Partido Comunista Italiano (PCI). Hubo una imagen que quedó para siempre grabada en su memoria.

“Decía: En el secreto del cuarto oscuro Dios te ve y Stalin no”, señaló Berlusconi, de 81 años, con una sonrisa y haciendo una pausa melodramática. “Fue realmente hermoso”, agregó. El presentador, Massimo Giletti, rió, al mismo tiempo que la audiencia presente en el estudio, sentada a ambos lados de los dos hombres, aplaudía con entusiasmo. Y ni siquiera se trataba de uno de los canales de televisión de Berlusconi.

En Italia, donde la celebración de las elecciones generales -la próxima gran prueba política a la que se someterá Europa en una era de resurgimiento del populismo- están previstas para el 4 de marzo, el magnate de los medios y ex primer ministro está exactamente en el lugar donde desea: en el centro de la escena política del país.

Hace tan solo un par de años, la carrera política de Berlusconi, asediada por escándalos y problemas de salud, iba camino a la desaparición, si acaso no había muerto. Pero en un giro sorprendente, su coalición de centroderecha pasó a encabezar las encuestas de opinión con el 36% de los votos, seguida por el movimiento antiestablishment Cinco Estrellas y una agrupación de centroizquierda liderada por el ex primer ministro Matteo Renzi y el actual primer ministro Paolo Gentiloni, con alrededor del 28% de los votos cada uno.

Desde su creación en 1994, el partido de centroderecha de Silvio Berlusconi, Forza Italia, domina el espectro político del país. El apoyo que recibía cayó al 15% desde aquel noviembre de 2011 en que Berlusconi debió renunciar, pero volvió a resucitar en las urnas durante las elecciones municipales y regionales del año pasado.

Forza Italia se alió con el euroescéptico y el partido de derecha antiinmigrantes Liga Norte y los Hermanos de Italia, coalición que encabeza las encuestas con el 36% de los votos.

Dado que tiene prohibido ocupar un cargo público, Berlusconi no podría regresar en persona al Palazzo Chigi, la sede del gobierno italiano, si sale victorioso el próximo mes. No obstante, seguiría siendo el líder que lleva la voz cantante en el partido. Incluso si la centroderecha no lograra ganar la mayoría de los escaños y formar un gobierno, el partido de Berlusconi, Forza Italia, probablemente siguiría siendo el eje de cualquier intento de forjar una gran coalición. De cualquier manera, hay grandes posibilidades de que “il Cavaliere”, tal como se lo conoce desde hace mucho tiempo, ejerza una enorme influencia tras las elecciones.

Nota completa: La resurrección de Silvio Berlusconi



Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.