¿Cómo mantener la calma en el sur de Siria?

El acuerdo de alto al fuego que ha protegido al suroeste de Siria durante casi un año está al borde del colapso por las tensiones entre Estados Unidos, Rusia y Jordania




Voluntarios de la Defensa Civil tras un bombardeo en Daraa | Foto de Defensa Civil Siria
Crisis Group | Política Exterior

Las fuerzas militares sirias se están concentrando en las zonas controladas por la oposición en las provincias suroccidentales de Daraa y Quneitra con el objetivo de una ofensiva para recuperarlos. El suroeste sirio entró en julio de 2017 en un intento de desescalada de las tensiones por el acuerdo de los tres garantes: Estados Unidos, Rusia y Jordania. Sin embargo, los tres Estados nunca acordaron desarrollar el proyecto mucho más allá de un alto al fuego inicial, abriendo un futuro incierto en la zona. Habiendo retomado los últimos enclaves de la oposición en Damasco y los alrededores de Homs, las fuerzas del régimen sirio están virando sus posiciones hacia el sur. Si los tres garantes de la zona esperan evitar una ofensiva militar y la peligrosa escalada regional que podría derivarse, deben negociar urgentemente un nuevo acuerdo para preservar y estabilizar la zona de “desescalada”, seguido de un acuerdo más amplio para el sur.

La ubicación del suroeste de Siria, encajada entre Jordania y los Altos del Golán –ocupados por Israel-, supone que una reanudación de la actividad militar sería particularmente explosiva. Israel ha lanzado una serie de ataques cada vez más destructivos contra territorio sirio en respuesta al afianzamiento militar de Irán en el país. Ambos países están luchando por la naturaleza y la duración de la presencia militar y la influencia política de Irán en Siria, incluida la proximidad de Hezbolá y otras fuerzas respaldadas por Teherán en Golán. Mientras tanto, Jordania teme un nuevo conflicto en el sur que involucre a grupos apoyados por Irán y a yihadistas suníes, lo que podría desembocar en oleadas de refugiados hacia su frontera.

Las fuerzas del régimen de Bachar el Asad parecen estar preparadas para recuperar el suroeste del país. Pero la ambición del régimen se ve atenuada por el peligro de desencadenar una respuesta israelí que a su vez podría provocar una escalada de tensiones entre Israel e Irán y, tal vez, amenazar su propia supervivencia. Alertada por el riesgo de perder sus posiciones en Siria, Rusia ha intervenido para negociar un acuerdo preliminar con Israel. Si tiene éxito, permitiría el afianzamiento del Estado sirio en el sur sin el acompañamiento de las milicias respaldadas por Irán. Por su parte, EEUU parece enfocarse en rechazar a Irán; este objetivo podría hacer que sea aceptable negociar un acuerdo para el suroeste que sea coherente con el plan de Rusia, siempre que Israel y Jordania estén de acuerdo.

Leer el artículo completo 



Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.