Gracias a Dios es viernes




No sólo el lunes, sino también el martes, el miércoles y el jueves son odiados por igual por la mayoría de los seres humanos

Por Jorge Elías

Lunes viene de Luna y quizá por ello uno suela estar ese día alunado, casi cabreado con uno mismo por haber abierto los ojos. Tanta mala fama tiene el maldito lunes o, como dicen los norteamericanos, Blue Monday (lunes miserable o triste), que el martes, llamado así en honor al dios romano de la guerra, Marte, siempre pareció un poco mejor, pero no tanto. Es mentira, en realidad: una medulosa investigación científica publicada por la Revista de Psicología Positiva (The Journal of Positive Psychology) revela que el lunes, el martes, el miércoles y el jueves son odiados por igual por la mayoría de los mortales. Sólo se salva el viernes, víspera del fin de semana, que también sale ileso, aunque el domingo por la tarde comience la angustia.

Esa sensación de malestar, principio de hondas depresiones, tiene una sola razón: el trabajo. El viernes retorna el buen humor con la perspectiva inigualable de dos días libres por delante sin despertador ni trámites ni obligaciones, excepto que uno deba comer con la suegra, arreglar algo que se ha roto en casa, ir al supermercado o pasear por un centro comercial, entre otras aborrecibles tareas. Para los jubilados y pensionados, los días laborables son similares al fin de semana; aprecian más el sábado y el domingo por la posibilidad de reunirse con la familia y encontrarse con los amigos.

El estudio, hecho sobre la base de una encuesta de Gallup en los Estados Unidos, demuestra con creces que es inocente el vilipendiado lunes, equiparado con los tres días siguientes. El ánimo no cambia demasiado si no toca un feriado a mitad de semana. Les preguntaron a los entrevistados, unos 340.000, si el día anterior habían sentido felicidad, tristeza, pena, estrés o bronca. La respuesta no varió hasta el jueves, vísperas de that Friday feeling (ese sentimiento de viernes). Ese día, Robinson Crusoe le salvó la vida al niño que iba a llamar Viernes. De haberlo llamado Lunes, otra suerte habría corrido.

Inter y @elinterin
Facebook Jorge Elias
Suscríbase a El Ínterin



Be the first to comment

Deja un comentario