¿Qué salió mal en Madrid?

La Comunidad de Madrid pidió apoyo militar y policial al gobierno de España para ayudar con las medidas sanitarias y restringir la movilidad en 45 barrios, Universidad Crítica, conducido por Jorge Elías, 26 de septiembre de 2020




María Silvina Ajmat: "En Madrid no está claro dónde empieza y termina cada barrio"

España encabeza la segunda ola del coronavirus en Europa, más allá de que nunca haya terminado la primera.

Muchos critican la gestión del gobierno de Pedro Sánchez (PSOE), así como la de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (PP), renuente al confinamiento de la población hasta que decidió restringir la movilidad en 37 barrios, luego en ocho más, y, como cuenta desde el barrio madrileño de Chamberí la periodista Silvina Ajmat, pedir apoyo militar y policial para ayudar con las medidas sanitarias.

Socialistas y conservadores enfrentados mientras el ministro de Sanidad de España, Salvador Illa, emplaza a Díaz Ayuso para aprobar el confinamiento de toda la ciudad.

Las porosas fronteras de la Madrid llevaron a las comunidades vecinas a hablar de una “bomba vírica”

¿Qué salió mal? En principio, Díaz Ayuso fue dando pasos por detrás de la mayoría de las autonomías cuando la pandemia, merced a las vacaciones de verano, parecía haber cedido después del estado de alarma.

Díaz Ayuso puso sobre la balanza el impacto económico que hubiera tenido el confinamiento en un país polarizado entre la derecha opositora, a la cual representa, y la izquierda gobernante, representada por Sánchez y por su socio, Pablo Iglesias, de Unidas Podemos.

Las porosas fronteras de la Madrid llevaron a las comunidades vecinas a hablar de una “bomba vírica”.

Casi al unísono, el expresidente español Felipe González y el presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, afirmaron: “La única certidumbre es la incertidumbre”.

En medio de la crisis sanitaria global, como en un juego de mesa, los países avanzan una casilla y retroceden dos.

Alejandro Bestani: «Es inaceptable en Argentina un 40 por ciento de pobreza»

En Argentina, también a trancas y barrancas, la economía pasa factura con una tasa de desempleo que abruma y un sector en particular, el de las pequeñas y las medianas empresas, que acusa el golpe en el mentón, pero Alejandro Bestani, presidente del Movimiento Nacional Pyme (Monapy), ve una salida en aspectos más cercanos al sentido común que a la realidad que ven los políticos desde la segunda bandeja.

En resumen: 

  • desendeudamiento financiero y fiscal;
  • mayor financiamiento con tasas competitivas que permitan mantener un nivel de costos razonables y un giro creciente de negocios;
  • reducción de la carga tributaria y tasas de servicios por medio una nueva legislación que, sin desfinanciar al Estado, comprenda la capacidad de pago real de las pequeñas empresas;
  • reducción del costo laboral, no salarial, sin desfinanciar el sistema previsional,
  • y resolver la polémica y onerosa política de los despidos, entendiendo que debe dar tranquilidad a los empleados y los empleadores.

En poco tiempo, todo el mundo debió adaptarse al teletrabajo y las reuniones remotas y, al mismo tiempo, sortear algunas trampas

También pasa factura la tecnología. En poco tiempo, todo el mundo debió adaptarse al teletrabajo y las reuniones remotas y, al mismo tiempo, sortear algunas trampas. Eso llevó al periodista Sebastián Davidovsky a escribir Engaños digitales, víctimas reales: historias de estafas por internet y hackeos en Argentina. El libro, publicado por Ediciones B, explica delitos como el grooming, el hackeo, el phishing y el ransomware. El pan nuestro al que estamos expuestos cada día, «el exilio analógico».

El programa completo, aquí:

Producción: Adriana Bagnera

Producción Ejecutiva: Aldo Bargiano

Dirección: Daniel Costoya



1 Comment

Enlaces y comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.