Política

La ultraderecha caldea la calle en Alemania

La ultraderecha alemana halló una excusa para lanzarse a “la caza del extranjero” en la ciudad de Chemnitz, en el este del país, a unos 30 kilómetros de la frontera con la República Checa. El asesinato en circunstancias extrañas de un alemán de origen cubano, de 35 años, avivó la llama de la xenofobia. En el altercado, ocurrido durante un festival popular, participaron no menos de diez personas de diversas nacionalidades. La violencia generalizada no se hizo esperar. La canciller Angela Merkel quiso echar paño fríos, pero no pudo calmar la tensión que cunde en su país y en otros de Europa por el arribo de migrantes, en su mayoría ilegales. Las protestas tienen un aliado incondicional: el partido neonazi Alternativa para Alemania (AfD), primera fuerza opositora, con casi un 13 por ciento de los votos para arribar al Bundestag (Parlamento). En Chemnitz, la tercera ciudad en importancia del estado federado de Sajonia, ese partido obtuvo el 27 por ciento de adhesión en las elecciones de septiembre de 2017. Lo acompaña con su silencio prolongado (leer más)

Sociedad

Gitanos en la mira de Italia

MADRID – Todo apunta a desalentar la inmigración. Si el gobierno de Donald Trump no tiene empacho en separar a padres e hijos cuando cruzan ilegalmente la frontera de México a Estados Unidos, el de Italia no distingue entre italianos y gitanos. Como si los gitanos, en su mayoría rumanos, no fueran europeos. ¿Qué se propone el vicepresidente Matteo Salvini, también ministro del Interior? Hacer un censo de los gitanos de la etnia sinti y echar a aquellos que sean irregulares. “A los que sean italianos, por desgracia, nos los tendremos que quedar”, se excusó, resignado, como si fuera el dueño del país. Xenofobia, segunda parte, después de la odisea de las 629 personas que iban a bordo del barco Aquarius. Entre ellos, 11 niños pequeños, 123 no acompañados, más de 80 mujeres y siete embarazadas. Huían de la violencia extrema en Libia. El nuevo gobierno de Italia, regido por la xenófoba Liga de Salvini y por el Movimiento 5 Estrellas, sentó un precedente vergonzoso. Les cerró sus puertos, al igual que el de Malta. (leer más)

Videos

España e Italia estrenan gobiernos

El nuevo presidente de España, Pedro Sánchez tomó posesión del cargo ante el rey Felipe VI tras obtener el apoyo a la moción de censura que presentó en el Congreso de los Diputados para destituir a Mariano Rajoy por la trama de corrupción Gürtel, que involucra a dirigentes del Partito Popular (PP). Por primera vez en democracia no ha habido una Biblia y un crucifijo en el traspaso del poder en el Palacio de la Zarzuela, al que asistió Rajoy. Sánchez, secretario general del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), es el séptimo presidente de la democracia española desde la muerte de Franco y el primero en acceder al Palacio de la Moncloa sin haber ganado elecciones. En la votación contó con el respaldo de la coalición de izquierda Unidos Podemos y de los grupos nacionalistas e independentistas del País Vasco y de Cataluña. Además Casi tres meses después de las elecciones de Italia, un profesor universitario sin experiencia política, Giuseppe Conte, asumió como primer ministro en el salón de fiestas del Palacio del Quirinal, residencia (leer más)

Política

La corrupción tumbó a Rajoy

¿Por qué Mariano Rajoy prefirió caer por la moción de censura en el Congreso de los Diputados de España en lugar de dimitir, como machacaba su sucesor, Pedro Sánchez? Porque, argumentó, la trama de corrupción Gürtel no afectó a miembros de su gobierno y el Partido Popular (PP) sólo ha sido sancionado civilmente por obtener beneficios ilícitos de la actividad punible de otros. La reforma del Código Penal, promovida en estos años por el PP, permite juzgar a los partidos políticos, pero es posterior a la trama Gürtel y, por ese motivo, no pudo aplicarse en ese caso. Rajoy prefirió caer con las botas puestas en una votación que dependió de votos variopintos. De haber renunciado, Sánchez, diputado y secretario general del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), no se hubiera visto obligado a reunir más síes que noes para ser investido (180 contra 169 y una abstención) y Rajoy se hubiera ahorrado el bochorno de ser destituido por el mecanismo constitucional previsto por el Reglamento del Congreso de los Diputados para “exigir la responsabilidad política del gobierno”. (leer más)

Videos

Colombia pone a prueba su acuerdo de paz

Nicolás Maduro juró como presidente ante la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), de mayoría chavista, por un nuevo mandato de 2019 a 2025, en lugar de hacerlo ante la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, como lo establece la Constitución de Venezuela. Las controvertidas elecciones del domingo, no reconocidas por la oposición ni por gran parte de la comunidad internacional, le dieron una amplia victoria a Maduro a pesar del 53 por ciento de abstención. Entrevista con Pablo Stefanoni, jefe de redacción de Nueva Sociedad. Además Una crisis en medio de otra crisis. La del presidente del gobierno de España, Mariano Rajoy, por la moción de censura presentada por el líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Pedro Sánchez, a raíz de las condenas por corrupción del caso Gürtel, por el cual se benefició el Partido Popular (PP), mientras el líder de Podemos, Pablo Iglesias, que llama “casta” a los políticos tradicionales por su alto estándar de vida, procura justificar la compra de un chalé por 615.000 euros en un barrio acomodado de las afueras de Madrid. (leer más)

Política

España contra Cataluña y viceversa

El referéndum de Cataluña del 1-O, llamado desafío catalán en Madrid, ahondó la fisura de España. No sólo por la represión emprendida con saña y alevosía contra los votantes por la Policía Nacional y la Guardia Civil, a las órdenes del gobierno de Mariano Rajoy, sino también por la pasividad de Mossos d’Esquadra (policías autonómicos), a las órdenes del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. Esa división, pública y notoria durante la investigación y la resolución de los atentados terroristas del 17 de agosto en Barcelona y Cambrils, se profundizó aún más durante la bochornosa jornada que sentó las bases de la independencia de facto. La consulta era ilegal. No tenía validez. Había sido suspendida por el Tribunal Constitucional de España. Puigdemont desoyó el dictamen, así como el Parlamento catalán. Con la violencia desatada en las calles, los catalanes en particular y los españoles en general pagaron la factura del fracaso de la alta política. Tanto de Puigdemont y de Rajoy como de los líderes del Partido Socialista Obrero Español, Pedro Sánchez, y de Ciudadanos, (leer más)

Otras voces

La parálisis política de España merma su recuperación económica

De The Wall Street Journal Por Jeannette Neumannn MADRID (EFE Dow Jones).— El punto muerto político de once semanas en España ha perjudicado a la recuperación económica del país, dado que algunas empresas advierten que están congelando sus planes de inversión a la espera de la formación de un nuevo gobierno. Horas antes de que el Congreso rechazara a última hora del viernes la candidatura de Pedro Sánchez para liderar un gobierno de centro-izquierda, Pablo del Villar y otros nueve productores de vino se reunieron en Valladolid para un almuerzo de trabajo. Cuatro de ellos habían desarrollado sus planes de ampliar sus bodegas, pero todos sus proyectos están por el momento detenidos. Los bodegueros no saben qué partido o coalición gobernará España, si el impuesto para empresas subirá o en qué medida cambiará la regulación y el costo de exportación de vino. “Estamos en espera”, afirmó Del Villar. La economía española, la cuarta mayor de la zona euro y una de las de más rápido crecimiento, se está recuperando de una dolorosa recesión. Sin embargo, en (leer más)

Política

En España ganó la incertidumbre

  En 160 países, la opinión de la gente resultó unánime: la mayoría quiere un buen empleo, así como paz y libertad, según Gallup. La cuna de los indignados de la Europa continental en 2011, España, no iba a ser la excepción. La tasa de desempleo ronda el 21 por ciento. En las presidenciales, el Partido Popular (PP) de Mariano Rajoy obtuvo la mayoría de los votos, no el voto de confianza con el cual se hubiera asegurado la reelección. La irrupción de Pablo Iglesias, de Podemos, afín a la izquierda, y de Albert Rivera, de Ciudadanos, afín al empresariado, desplazó al Partido Socialista Obrero Español (PSOE) de Pedro Sánchez. Terminó la rutina del bipartidismo. ¿Quién ganó entonces? La incertidumbre. Después de las elecciones, el sistema parlamentario español prevé reuniones del rey con el presidente y los líderes de los partidos con representación parlamentaria. Felipe VI debe proponer a uno de ellos para formar gobierno. El designado ha de ser elegido por la mayoría absoluta en la primera sesión del Parlamento. De no lograrlo, una (leer más)