Taiwán acusa a China de interferencia

Los Juegos de la Juventud de Asia Oriental, previstos para agosto de 2019, iban a celebrarse en Taiwán, pero Comité Olímpico decidió cancelarlos




Taiwán se despide de sus Juegos Olímpicos

El Comité Olímpico de Asia Oriental (EAOC, sus siglas en inglés) revocó el 24 de julio el derecho de la ciudad de Taichung, ubicada en el centro de Taiwán, de ser sede de la primera edición de los Juegos Juveniles de Asia Oriental 2019. La decisión, difundida por la Oficina Comercial y Cultural de Taipei en Argentina, fue adoptada durante una reunión extraordinaria celebrada en Pekín.

El EAOC está compuesto por China, Taiwán, Corea del Sur, Corea del Norte, Hong Kong, Macao, Japón y Mongolia. La presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, condenó la presión de China sobre el organismo. La calificó de “descarada y cruda intromisión de la política en los deportes” y afirmó que “el boicot arbitrario de China no alterará la autodeterminación del pueblo de Taiwán de avanzar hacia el mundo”.

A su vez, el alcalde la ciudad taiwanesa perjudicada, Lin Chia-lung, acusó a China de haber presionado a los otros miembros del EAOC para la cancelación, motivada, señaló, por “factores políticos”.

En un comunicado, Lin atribuyó esa decisión del EAOC a la presión de China, enfadada ante el anuncio de que grupos civiles taiwaneses planean un referéndum para cambiar el nombre de la representación deportiva en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Taiwán participa en esas lides con el nombre China Taipei.

“El pueblo de Taiwán no puede aceptar la ridícula razón de que la fuerza política pueda interferir en el deporte e impedir que los juegos se celebren”, insistió Lin.

Su ciudad, Taichung, recibió en octubre de 2014 el encargo de organizar los Juegos, que iban a realizarse entre el 24 y el 31 de agosto de 2019. En los preparativos llevaba gastados casi 22 millones de dólares, de modo de albergar a 2.300 atletas.

La cancelación, interpreta el gobierno de Taiwán, sería parte de la presión de China por otros medios. En los últimos meses, Taiwán ha perdido dos aliados diplomáticos, Panamá y República Dominicana, por instancias de China. Esa es la condición que impone Xi Jinping para firmar acuerdos. La condición de “no interferir en los asuntos domésticos de los Estados”, de modo de evitar críticas por su política de derechos humanos, y de abstenerse “de desarrollar relaciones y contactos oficiales con Taiwán, en apoyo a la gran causa de la unificación de China”.



1 Comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.