Republicanos británicos: una minoría contra el furor de la boda de Harry y Meghan Markle

El grupo activista Republic pretende acabar con la Casa de los Windsor, a pesar de que la boda entre Enrique y Meghan puede fortalecer el vínculo emocional del público con la realeza




Republicanos versus realeza: "Queremos abolir a la monarquía"
Por John Harris | The Guardian | eldiario.es

Es un caluroso mediodía de sábado en Leeds y las distintas corrientes de la izquierda del Reino Unido se han reunido en el exterior del museo de arte de la ciudad para el desfile anual del Primero de Mayo. No falta nadie: el Partido Laborista, el Partido Comunista, el Partido Socialista, algunos sindicatos, la Alianza para la Libertad de los Trabajadores y unos cuantos veganos escribiendo lemas con tiza en los adoquines. Mientras tanto, en un puestecillo verde adornado con el lema “pongamos fin a la realeza”, los activistas de una organización radical que huye de la etiqueta derecha-izquierda instalan una caseta y esperan tener mucha actividad durante un par de horas.

Los activistas han colocado un puñado de artículos de periódicos sobre una mesa de caballete, la mayoría de The Guardian: el príncipe Harry interrogado por la policía tras la matanza de aves exóticas, los ingresos de 82 millones de libras esterlinas de la reina, y las ‘ cartas de las arañas negras‘, llamadas así por la excéntrica caligrafía del príncipe Carlos de Inglaterra y que ponen de manifiesto los intentos del futuro rey para influir en algunas de las medidas del último Gobierno laborista.

Con todos estos artículos se quiere reforzar la opinión, explicada en un folleto de cuatro páginas en formato A5, de que “la monarquía debe irse”. Explica por qué tener una jefatura de Estado hereditaria “va en contra de todos los principios democráticos” y afirma que mantener la realeza cuesta al erario público unos 334 millones de libras al año.

La rama de Republic en Yorkshire –el grupo de presión dedicado a “hacer campaña por una alternativa democrática a la monarquía”– existe desde 2012. Sus principales impulsores consideran que tienen una base de datos de “unos cientos” de partidarios en toda la región, pero el trabajo de campaña del grupo, que se realiza una vez al mes, tiende a ser llevado a cabo por un puñado de activistas comprometidos. Hoy, hay cuatro: Shaun Iggleden, de 52 años, Nigel Catling, de 59, Ian Cox, de 64, y Mark Baxter, de 41.

El hecho de que todos sean hombres, blancos y de cierta edad podría ser una muestra del segmento de población al que intentan llegar. Sin embargo, están muy lejos de ser los viejos cascarrabias o los bichos raros, una imagen que algunas personas intentan transmitir. Su discurso contra la monarquía es sereno, lúcido y elocuente. Todos son muy conscientes de lo difícil que es hacer campaña contra esta sólida institución, aunque a veces excéntrica, y del tiempo que llevará hacerla temblar mínimamente.

Nota completa: Republicanos británicos: una minoría contra el furor de la boda de Harry y Meghan Markle



Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.