El pantano de la política española

El Congreso arranca un nuevo periodo de sesiones en medio de la parálisis por la cuestión catalana y con los partidos buscando nuevos temas




Otros tiempos, la misma cara
Por Antonio Ruiz Valdivia| Huffington Post

La política española es hoy un pantano de aguas fangosas. El tema catalán lo ha paralizado todo. Vivimos a ratos momentos de sobresaltos, de retorcimiento estratégico, de postales bruselenses, de visitas a cárceles y juzgados. Pero apenas hay vida más allá, las referencias del Consejo de Ministros son de nivel secundario, no se ven en el BOE grandes leyes.

El Congreso ha arrancado esta misma semana el nuevo periodo de sesiones. Y los partidos están intentando introducir nuevos temas de discusión política e iniciativas para desenfocar el tema catalán. Y es que solo a Ciudadanos le está beneficiando electoralmente esta cuestión y la aplicación del 155. Todo ello bajo el cansancio de la imagen de Carles Puigdemont en todos los telediarios.

En el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), los de Albert Rivera han conseguido superar a Podemos y situarse en la tercera posición, subiendo más de seis puntos en estimación de voto en apenas seis meses. Hoy lograrían el 20,7% de apoyos, frente al 13% en el que se quedaron en las elecciones del 26-J.

Y lo que ganan unos… lo pierden otros. El Partido Popular tiene una intención de voto del 26,3%, lo que supone 6,7 puntos menos que en los últimos comicios y su peor perspectiva electoral desde entonces. Los socialistas siguen segundos -con una proyección de apenas cuatro décimas más que en las últimas generales- y Unidos Podemos está a la baja -con más de dos puntos por debajo de aquella cita-.​​​​​​

Tras aquellas elecciones, todo el mundo hablaba del nuevo parlamentarismo, de la necesidad del diálogo constante, del incierto escenario con un Gobierno en minoría, del horizonte de múltiples pactos. Pues ese aire fresco que parecía que iba a entrar es hoy pura niebla, ya que ha quedado en evidencia que apenas se ponen entre todos de acuerdo para sacar leyes. De hecho, el 2017 se cerró con más normas congeladas en las Cortes Generales que aprobadas.

Los diputados se sientan desde este martes en el Palacio de las Cortes sin saber ni siquiera cuándo llegará la ley más importante del año: los Presupuestos Generales del Estado. La crisis catalana y el 155 llevan paralizando meses las cuentas públicas al no tener amarrado el Gobierno el indispensable apoyo del PNV.



Be the first to comment

Deja un comentario