Cuando Jesús multiplica los votos

El triunfo de un predicador cristiano en la primera vuelta presidencial de Costa Rica se suma a la tendencia: políticos emergentes, con votos y feligreses, que logran desequilibrar elecciones




Fabricio Alvarado: Dios, familia y rechazo a los homosexuales
El Espectador

Era un total desconocido, uno de los 13 candidatos que aspiraban a gobernar Costa Rica, pero que de acuerdo con encuestas y analistas, no tenía la menor oportunidad frente a los candidatos de los partidos tradicionales.

Fabricio Alvarado, predicador y cantante evangélico, sin embargo, obtuvo el 24,8 % de los votos y se convierte en el favorito para ganar la Presidencia de Costa Rica. ¿Cómo? La fórmula parece infalible: Dios, familia y rechazo a los homosexuales.

Hasta finales de diciembre del año pasado, Fabricio Alvarado (del partido evangélico Restauración Nacional) tenía apenas el 3 % de favorabilidad. Pero un fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos –que determinó que las parejas homosexuales deben contar con los mismos derechos de matrimonio que una pareja heterosexual– prendió la campaña. Y Fabricio Alvarado capitalizó el voto al asegurar que, de ganar las elecciones, desconocería el fallo de la Corte.

También dijo estar en contra del aborto, la “ideología de género” y la promoción de programas de educación sexual en adolescentes. “De la mano de Dios lucharemos para que no se metan nunca más con la familia, no estamos dispuestos a impulsar una agenda LGBTI, quieren destruir los valores”, repetía; sus palabras eran replicadas por su vicepresidenta, Ivonne Acuña, presentadora del canal evangélico Enlace, uno de los más grandes y vistos de Latinoamérica.

A la televisión y a la radio (Enlace también tiene una red de emisoras) se le sumó una impresionante cadena de iglesias evangélicas que surgieron hace unos años en Centroamérica.

De acuerdo con el Programa Latinoamericano de Estudios Sociorreligiosos (Prolades), en Costa Rica hay 488 asociaciones evangélicas representadas en 3.752 iglesias alrededor de todo el país. Aunque el estudio reveló que la membresía en iglesias evangélicas prácticamente se duplicó en 13 años, también advierte que más de la mitad de evangélicos en Costa Rica no pertenece a una congregación.

Nota completa: Cuando Jesús multiplica los votos



Be the first to comment

Deja un comentario