Corea del Norte sacude al planeta

Con el quinto ensayo nuclear, el más potente de la historia, el régimen de Kim Jong-un ha provocado un terremoto en la comunidad internacional




El Brillante Camarada, feliz después del ensayo nuclear

Por Jorge Elías

En su 68º aniversario, Corea del Norte sacudió el planeta. La explosión del 9 de septiembre de 2016, lejos de consistir en fuegos artificiales, desencadenó un seísmo de 5.3 grados. Fue subterránea. De haber sido terrestre, según el Ministerio de Defensa de Corea del Sur, una bola de fuego nuclear de 200 metros de radio habría devastado edificios a 470 metros del centro, provocando la muerte inmediata de todo ser vivo. La radiación se habría expandido a 1,25 kilómetros. A 1,4 kilómetros, todos habrían sufrido quemaduras. Ciudades como Buenos Aires, México o Madrid habrían sido desgajadas, según un simulador del gobierno surcoreano.

En respuesta a la provocación, dos bombarderos supersónicos de los Estados Unidos sobrevolaron Corea del Sur. Pretendió ser una exhibición de fuerza frente a Corea del Norte y, a su vez, una señal de calma para Corea del Sur. En teoría, ambas Coreas continúan en guerra. En 1953, concluido el conflicto que selló la separación, firmaron el Armisticio de Panmunjon, aldea de facto que da nombre a la frontera, en el paralelo 38. El líder norcoreano, Kim Jong-un recordando aquella contienda, ha dicho que se debe “hacer pagar a los Estados Unidos por el derramamiento de sangre de los coreanos y ajustar cuentas con la fuerza de las armas”.

El ensayo nuclear del régimen, el más potente después de los realizados en 2006, 2009, 2013 y en enero de 2016, supone un reto mayúsculo. Corea del Norte, pese a la hambruna y las necesidades de su población, aturdida ahora por un tifón que se llevó más de un centenar de vidas, cuenta con 20 bombas nucleares y casi mil misiles balísticos de diverso alcance. Es el único país que ha probado armas de destrucción masiva en el siglo XXI, soslayando las sanciones y las reprobaciones de aliados, como China, y de enemigos, como los Estados Unidos. Al parecer, detonó plutonio en los dos primeros ensayos y uranio enriquecido en los dos últimos. Esta vez, según la propaganda oficial, habría detonado una bomba de hidrógeno.

Eso le permite presumir a Kim, el tercero en la saga de dictadores comunistas estrenada por su abuelo, Kim Il-sung, y seguida por su padre, Kim Jong-il, que tiene la presunta capacidad de montar cabezas nucleares en misiles balísticos. Algo improbable, aunque preocupante, tratándose del país más hermético del planeta. Después del ensayo nuclear de 2013, los norcoreanos dijeron que disponían de una cabeza nuclear miniaturizada. En este quinto ensayo, según el gobierno surcoreano, la bomba liberó 10 kilotones. Las de Hiroshima y Nagasaki liberaron 15 y 21 kilotones, respectivamente.

No bombardeen Buenos Aires
No bombardeen Buenos Aires

En Pyongyang, la capital de Corea del Norte, El Brillante Camarada, como se hace llamar Kim, impone el terror y las purgas. Su tío Kim Yong-jin, uno de los cuatro viceprimeros ministros y responsable del área de educación de su gobierno, fue fusilado en julio de 2016 por mostrar “una actitud negativa durante una importante reunión parlamentaria”. Otro tío, Jang Song-thaek, fue condenado a la pena capital por traición en diciembre de 2013. Lo encerraron en una jaula y lo obligaron a desnudarse. Ciento veinte perros hicieron el trabajo sucio frente a 300 espectadores, entre los cuales estaba su sobrino. Kim lo había llamado “escoria” en el discurso de Año Nuevo.

Todas las pruebas nucleares norcoreanas causaron terremotos y fueron condenadas por el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Los Kim han continuado como si nada con su programa nuclear y de misiles, lanzando inclusive cohetes desde submarinos. En la península, los Estados Unidos y Corea del Sur acordaron desplegar el escudo antimisiles Terminal de Defensa de Área de Alta Altitud (THAAD). Se trata de una suerte de paraguas para derribar misiles en el aire con una tecnología de impacto directo. Eso despertó los recelos de China por la virtual cesión de la soberanía surcoreana a los Estados Unidos.

Nueve Estados cuentan con capacidad nuclear: Rusia, los Estados Unidos, Francia, China, el Reino Unido, Pakistán, la India, Israel y Corea del Norte. A su vez, Bélgica, Alemania, Holanda, Italia y Turquía cobijan armas norteamericanas en sus territorios, como estipula la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). Los Estados Unidos han sido el único país en usarlas durante un conflicto, la Segunda Guerra Mundial. Sudáfrica ha sido el único en desmantelar su arsenal. Corea del Norte va a tontas y locas en la dirección contraria.

Twitter @JorgeEliasInter y @Elinterin
Suscríbase a El Ínterin



2 Comments

Deja un comentario