Titulares

Carta tardía de un líder pretérito

Amigos son los amigos: Nicolás Maduro y Fidel Castro antes del arribo de Obama

Fidel Castro se ha pronunciado por primera vez desde la visita de Obama a Cuba, marcando un fuerte contrapunto con su hermano Raúl

En vísperas de la histórica visita a Cuba de Barack Obama, después de 88 años de la última que había realizado un presidente de los Estados Unidos, el líder pretérito de la revolución, Fidel Castro, se mostró en fotos con el mandatario de Venezuela, Nicolás Maduro. Procuró de ese modo transmitirle un mensaje a su hermano Raúl: “No necesitamos que el imperio nos regale nada”, escribió en el periódico Granma, órgano oficial del Comité Central del Partido Comunista.

Fidel Castro ha rechazado de ese modo el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con los Estados Unidos, así como la prédica de Obama sobre la democracia, la libertad y los derechos humanos. “Ha llegado el momento de que dejemos atrás el pasado”, dijo Obama en la isla. Le replicó Fidel Castro en su artículo, titulado El hermano Obama, fechado el 27 de marzo y publicado un día después: “Nadie se haga la ilusión de que el pueblo de este noble y abnegado país renunciará a la gloria y los derechos, y a la riqueza espiritual que ha ganado con el desarrollo de la educación, la ciencia y la cultura”.

Obama es mencionado por primera vez en el quinto párrafo de un texto aparentemente irónico que comienza con el legado de los conquistadores españoles y, como si se tratara de una lección de historia, continúa con la esclavitud, el apartheid, las colonias africanas y, por supuesto, el triunfo de la revolución a pesar de las constantes agresiones de los Estados Unidos. Critica con justa razón el embargo comercial, materia pendiente del Capitolio sobre la cual Obama procurará influir para que esa ley sea derogada.

Sigue Fidel Castro: “Obama pronunció un discurso en el que utiliza las palabras más almibaradas para expresar: es hora ya de olvidarnos del pasado, dejemos el pasado, miremos el futuro, miremoslo juntos, un futuro de esperanza. Y no va a ser fácil, va a haber retos, y a esos vamos a darle tiempo; pero mi estadía aquí me da más esperanzas de lo que podemos hacer juntos como amigos, como familia, como vecinos, juntos”.

Dice a renglón seguido: “Se supone que cada uno de nosotros corría el riesgo de un infarto al escuchar estas palabras del presidente de Estados Unidos. Tras un bloqueo despiadado que ha durado ya casi 60 años, ¿y los que han muerto en los ataques mercenarios a barcos y puertos cubanos, un avión de línea repleto de pasajeros hecho estallar en pleno vuelo, invasiones mercenarias, múltiples actos de violencia y de fuerza?”.

Varios días después de la partida de Obama hacia Argentina, segunda y última parada de su gira por la región, el líder pretérito quiso reprocharle el giro a su hermano Raúl, más allá de amonestar las palabras de Obama. En abril, el Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC) deberá delinear el rumbo doméstico hacia un futuro incierto en el cual Fidel Castro, próximo a cumplir 90 años de edad en agosto, quiere seguir tallando con voz y voto.

Qué dejó la visita de Obama a Cuba y Argentina? Universidad Crítica, Canal Metro, 26 de marzo de 2016

Jorge Elías

Twitter @JorgeEliasInter y @elinterin
Facebook Jorge Elias
Suscríbase a El Ínterin

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: