Paraguay, Rh positivo




Por tercer año consecutivo, Paraguay encabeza el ranking de “emociones positivas” de América latina que elabora Gallup. Sí, Paraguay. No Costa Rica o Colombia, como uno supone después de haberse consagrado varias veces campeones y subcampeones del mundo en los índices anuales de felicidad. “A pesar de los conflictos y los trastornos que dominan gran parte de las noticias, la gente en todo el planeta experimenta muchas emociones positivas”, dicen los autores de la encuesta. Habrá que creerles. Consultaron a mil personas mayores de 15 años en 138 países. Más de la mitad afirmó que había aprendido o hecho algo interesante el día anterior.

Eso ocurre en Paraguay y en los otros países de la región que figuran en los primeros lugares de la lista: Panamá, Guatemala, Nicaragua, Ecuador, Costa Rica, Colombia, Honduras, Venezuela y El Salvador. Sólo hay uno europeo, Dinamarca. En algunos de ellos, como es público y notorio, tanto la inseguridad ciudadana como la polarización política y los problemas económicos no parecen ser los mejores estímulos para amanecer con una sonrisa. “Que tanta gente dé cuenta de emociones positivas en América latina refleja, al menos en parte, la tendencia cultural en la región a enfocarse en los aspectos positivos de la vida”, repone Gallup.

En los estudios sobre la felicidad, cada vez más frecuentes, la pérdida del empleo afecta tanto a la gente como la muerte de un ser querido. “La mayoría de los indicadores nacionales de progreso se basa en la actividad económica: cuánto estamos consumiendo o produciendo –dice la Fundación de Nuevas Economías (NEF)–. No tienen en cuenta lo que realmente importa, lo que hace que la gente viva feliz”. Todo es relativo, en realidad. En Bután, famoso por medir la felicidad interna bruta en lugar del producto bruto interno, dos de cada tres personas expresa “emociones positivas”. Traducido: preserva su cuota de felicidad para NEF, pero no brilla con luz propia entre los países auscultados por Gallup.

En un mundo convulsionado por guerras, conflictos, dictaduras, desempleo y corrupción, siete de cada diez personas disfrutan de la vida, se ríen a menudo, se sienten descansadas y son tratadas con respeto. Eso es inusual en países castigados como Siria, Chad, Lituania, Bosnia, Serbia, Nepal, Bielorrusia, Yemen, Azerbaiyán y Nagorno Karabaj. Entre esos países, Chad también va a la cola por su tristeza en el Índice del planeta feliz de NEF, que evalúa la esperanza de vida, la experiencia personal de sentirse bien y la huella ecológica. En él marchan a la cabeza Costa Rica y Colombia, lejos de Paraguay, tricampeón de “emociones positivas” para Gallup.



Be the first to comment

Deja un comentario