Te llamo para atrás




Todo hace sentido (make sense) mientras algunos endorsan (endorse, aprueben) y otros soportan (support, apoyen) el spanglish, aceptado por la Real Academia Española

El spanglish, aceptado ahora por la Real Academia Española, puede llevar a confusión o, en el mejor de los casos, a risa

La Administración Federal para Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos prohíbe la clonación de seres humanos, pero no logra frenar los embarazos masculinos. Cada dos por tres, un hombre aparece en ese estado. Lo denuncian sus esposas: “Mi marido está embarazado, you know (tú sabes)”. Al averiguar quién es el padre de la criatura, uno se topa con la cruda realidad: embarazado significa avergonzado (embarassed); también se usa como sinónimo de apenado o disgustado.

Por culpa del spanglish, síntesis del aporte de los latinos a la cultura norteamericana, peores aún son aquellos que en los velatorios expresan simpatía en lugar de condolencias. Es lo último que aspiran oír los deudos. La palabra simpatía proviene de sympathy (compasión o pésame); no siempre se mide el impacto que puede tener. Lo mismo ocurre si en el pasillo de un hospital, uno se topa con un cartel que indica: “Después de las 9 P.M. camine con cuidado. Esté quieto”. ¿Se puede caminar con cuidado y, a la vez, estar quieto? Todo es posible en la dimensión latina: stay quiet no quiere decir estar quieto, sino en silencio.

En medio de un tornado, un huracán o un temporal, un reportero de televisión habla alegremente de casualidades. Puede creer uno en las casualidades, pero también piensa en las causalidades. Las casualidades provienen de casualties (pérdidas, heridos, bajas y otras desgracias). En caso de que un cartel diga que envían la compra del mercado a domicilio, “We deliver groceries”, la traducción simultánea será: “Deliberamos groserías”. También se buscan, a veces, empleados para grosería o, peor aún, grocería (por grocery, almacén o despensa). Me apunto a riesgo de quedar embarazado.

En fin, que un director de orquesta es un conductor, una fábrica es una factoría (factory), una caldera es una boila (boiler), la frontera es el borde (border), un amigo es un broder (brother, hermano), el cine son las muvis (movies, películas) y el ventilador es el abanico (fan). Todo hace sentido (make sense) mientras algunos endorsan (endorse, aprueben) y otros soportan (support, apoyen) el spanglish, aceptado por la Real Academia Española.

De hecho, en menudo aprieto me puso en la ciudad de Washington un muchacho de la limpieza. “¿Le vacuno la carpeta, míster?”, me propuso. Empuñaba una manguera gruesa que salía, supuse, del tubo que cargaba como un buzo en la espalda. Era salvadoreño. No despegaba la vista del piso. “¿Le vacuno la carpeta, entonces?”, insistió. Yo estaba solo en mi oficina del National Press Building, trabajando después de hora. No sabía qué responderle. Capté, por deducción, el posible significado de la pregunta. Me ofrecía pasar la aspiradora (vacuum cleaner) por la alfombra (carpet). En spanglish, vacunarme la carpeta.

En ese revoltijo de español e inglés, habitual entre los latinos radicados en los Estados Unidos, uno parquea el carro (park the car, estaciona el coche), trata la comida (try, prueba), llama para atrás (call back) por teléfono o juega (play, toca) la guitarra. No paga impuestos, sino taxes. Y prepara una barbacoa (barbecue, parrillada) en la yarda (yard, jardín), se mueve (move, muda) a otra casa, conduce una troca (truck, camión o camioneta) o pide un estimado (estimate, presupuesto) al rufero (reparador de techo, roof), al plastero (yesero, por plaster, yeso) o al ingeniero (engineer, encargado de las reparaciones generales de los edificios).

Si uno aplica (apply, presenta) una solicitud que, en el lenguaje cotidiano, es una forma (form formulario), para rentar (rent, alquilar) un departamento en un building (edificio), deberá pagar un down (anticipo o cuota inicial) y, después, checar (check, revisar o controlar) las fundaciones (foundations, cimientos) y arreglar una canilla que liquea (leak, gotera). Nunca está de más ser introducido (presentado) a una norsa (enfermera), al menos para emailarla o emeilarla (enviarle un e-mail, correo electrónico) a ver si necesita como yo que le vacunen la carpeta.



1 Comment

  1. Excellent material! About time someone that knows what they are talking about and can produce readable blog for us that read it. Eagerly looking forward to your next posting.

Deja un comentario